Juliana....y un revoltijo de sabores....

25 oct. 2012















Hoy Tigre. Sol radiante....máquina de recuerdos, como siempre lo que importa. Gente deliciosa. Gente que supo como hacer para no estar en un calabozo como pobre gente....Lamento tremendamente que a través de las fotos no se puedan pasar los sabores, los perfumes.....la comida nunca supo a frito, fritanga....de pronto en el aire mil condimentos, como cuando uno era bebé, y sabía catar ....y  se recuerda  esa infancia más por el aroma de las comidas de madres y abuelas y Amelias... Hasta la limonada, amable por las circunstancias, el lugar y algunas de las personas más interesantes, actuando con una sencillez asombrosa, luego de vivir más de cinco años en Dubai....si tienen la oportunidad un día al menos escapen de un trabajo que no aporta nada....más que veneno y permítanse un 10.30 hs., clase de cocina...hoy marroqui pero con sabor.Parece que la real con cus cus no huele a nada....eso hace la pobreza que se nota en el postre de frutas secas,  rescatado por un almibar preparado a base de jugo de naranja, canela, estrellas de anís, agua de azahar o rosas y yoghurt...Después de esa mañana, la noche fue malvada, por eso tan oscura, negra de bronca. Aclaro esto porque se que alguno habrá leído la entrada original, que estuvo lejos de terminar para alegrar la vida de alguien, daba más bien para alentar a más de uno a pegarse un tiro como el bueno de Kurt Kobain. A aquellos que habrán quedado desorientados, mis disculpas. Hoy la mañana luminosa me salvó la vida....Me quedé (aunque meses) mucho tiempo  de este lado y acá, está tan lleno de historias, buenas historias a las que quisiera acercarme más y alejarme de aquel otro lugar en el que sinceramente no encuentro ni útil lo que hago, ni gente que lo incentive a uno a creer que todavía se puede lograr que la cosa mejore. Más bien siento que me voy a encerrar de nuevo a un lugar en el que nada de lo que se hace sirve para mucho, por lo menos en mi caso.....pero lamentablemente debo volver, me dejaré una soguita como los alpinistas por si caigo, para aguantar. Y tal vez volviendo a mirar con otros ojos, encuentre, no digo el perfume de las 35 especias de Juliana, pero algo que se le parezca y me permita seguir haciéndoles el cuento, pero de un cotidiano más parecido a las historias de Poe. Más cercano a las películas de terror que a las de Bergman..... Si encontraron poesía en "El secreto de tus ojos", ya no está ahi. Ah y lo último que quería decirles, la cocina no solo es un arte como lo fue la de ayer sino que además es valiosa, porque básicamente todos necesitamos comer. La nota que dio calidez al almuerzo de ayer, fue que a Juliana le pidieron intentar hacer algo para un grupo de chicos que padece una enfermedad rarísima, no pueden comer nada con proteínas, y decidió probar hacer un pan con una harina aproteica, pueden creer que resultó una delicia ?.... y encima algo noble quiero pensar...... Ah terminé el album de recuerdos de F. Casas, porque esa es la sensación que me dejó. Y una coincidencia que tengo con él para sobrevivir,  lo llama Kata  literario ( el original es el Kata como combinación de posturas de Karate  de defensa y ataque), lista de lectura de supervivencia, como en el camping, sol de noche, bolsa de dormir y carpita. Los de él los reproduzco para intrigarlos y sacudirlos un poco : 1) La carta a la Dictadura Militar de Rodolfo Walsh, 2) El escritor argentino y la tradición de Borges, 3) El prólogo de Gombrowicz a la edición del Ferdydurke argentino, 4) El prólogo a los lanzallamas de Roberto Arlt....la próxima entrada les canto la mía .....Sr. Casas soy su fan. Y les dejo -de todo su librito- la metáfora más dulce que un hombre escribió para describir su amor por la escritura y la lectura : "Con la primavera llegó a mi vida un regalo de Dios que se llama Rita. Tiene tres meses. La otra noche estábamos en el parque y se puso a cavar un pozo, lo hacía con un convencimiento milenario, lo hacía con el corazón de la especie.De esa manera me gustaría escribir.".



Cuentos de Hadas suburbanas . Todos los derechos reservados. © /Desarrollo: Maira Gall / Ilustraciones: Lau Rolfo