Estuvimos en un verdadero cuento de hadas, Peuma Hue y Evelyn.......Pasen y vean...

9 ene. 2013




































Para Peuma Hue, que nos devolvió por tres días la paz, la magia y la ilusión que alguna vez tuvimos a los 9 o 10 años....Literalmente estuvimos dentro de un cuento de Hadas, con personajes inolvidables....La llegada a Colomé en el Norte, fue terrible pero valió cada una de las subidas en el ripio, lo mismo con Peuma Hue, solo que la Bienvenida a cargo de Evelyn, su dueña fue de una calidez poco común. Apenas llegamos a eso de las tres de la tarde nos esperaban con mini tartas y demás exquisiteces gourmet, se imaginan mi alegría....me sorprendió que todas las chicas que nos atendían, ante un paisaje que habla solo, (ya ven las fotos), fuesen americanas, pero nos hablaran en español....solo nosotros, ante lo sublime  del lugar  y de pronto apareció Evelyn, toda sonrisas, luminosa...la enana se le prendió al toque, y cuando tenía a las dos encima confesó que tenía 6 nietos....Y yo comprendí que todavía hay gente que insiste en eso de ser mejor persona....Me imaginé por un momento a mis jefes,  personas que se han  olvidado de lo verdaderamente valioso, que solo reconocen en si mismos lo importante como si las vida se les fuera en eso de ser Jueces en lugar de personas....mejor ni pienso....Ella sencilla como nadie, nos preguntó si podía sentarse con nosotros y organizarnos esos tres días que nos quedábamos. Por supuesto, nos habló desde su  fascinación por la vida al aire libre y el deporte de montaña..Capítulo aparte merece Ronnie, el masajista. Pero eso lo dejo para después....Evelyn nos contó mil historias, su estancia está dentro de un parque nacional, esta casada con Ruben un americano de 72 años que es terrible, por lo simpático, como dijo Luis el gerente, un personaje...Evelyn nos contó del esfuerzo de construir la estancia, de la responsabilidad de ella para con quienes allí iban, y del hecho central y absoluto que implica encontrarse dentro de un parque nacional...Primero vino el mapa, las caminatas hasta lo más alto de la montaña y los sectores prohibidos, nos habló de la pesca y del rafting...las cabalgatas a cargo de la dulcisima Jesse from California, y por supuesto de los masajes. Después les contó a las enanas de nuestra cabaña la más lejana del casco y bien arriba en la montaña, podíamos llegar a pie o sin problema ninguno nos llevaban y nos iban a buscar...les contó a Agus y Caro que otras nenas habían hecho una casita allí cerca, y que las había escuchado una vez cuando entre susurros se decían "lo vimos no ?si, era un duende. Les contamos a mama y papa ? No, ellos no entienden nada de nada, nos lo quedamos nosotras...". De ahi en más ni los labradores fueron tan leales con Evelyn como mis hijas...Nos habló de la granja orgánica con sus frutillas y frambuesas, y de la posibilidad de recorrer el lago en kayak o daqui...Quedamos en cabalgata y masajes. Y después de decirnos que había cocktail 7.30 hs. y luego cena, nos mandó previo anotar en su pizarra, en una camioneta Defender a la cabaña soñada...La comida un placer...y encontrarnos todos alrededor de una chimenea con un riquisimo malbec para mí, y lo que quisiese el resto para el cocktail, hablando con americanos, italianos y alemanes increíble...que les puedo decir Agus se lució...se hizo amiga de una chica alemana ANNA, que hablaba perfecto castellano,  su mama y ella, hablaban con la mía y mi hermana....Yo con el alemán, y todo tan sencillo.... Esa parte fue la más deliciosa porque primero me asusté, pensé que me iba a ganar la timidez y las palabras iban a desaparecer, pero Evelyn nos lo hizo tan fácil, que de pronto todos estábamos hablando con alguien como si nos conociéramos de toda la vida, muchas veces Agus vino al rescate, pero ellos entendían bastante bien el castellano, incluso querían hablarlo. Y después de trepar, cabalgar, o simplemente caminar por el lago, una exquisitez la comida, el servicio, la dulzura de todas las chicas que nos atendieron tanto argentinas como americanas (que entre ellas se llevaban muy bien debo destacar, porque se reían a carcajadas y aprendían con sincera curiosidad unas de otras). Nosotros también nos reímos muchisimo, después de cenas opíparas con mi hermana y Marcelo emprendíamos la subida a pie a la cabaña con linterna, el resto subía en la camioneta con Ronnie o Ruben....Más de una vez peleamos por no quedar últimos en la fila y desaparecer en manos de un montañés deforme robado de alguna película de terror !!!!. La cabaña nos regaló días de lluvia con libros insólitos y divertidos, café  y  chocolate.  El resto de las historias me las guardo, pero comparto con ustedes todo esto para que lo piensen, no es para unos pocos, se que muchos podrían hacerlo, pero dejen de gastar fortunas para pertenecer, ustedes me entienden y tal vez puedan empezar a transmitir otras inquietudes más divertidas y más útiles a los chicos. Acá los dejo, pero con un enorme agradecimiento a Ronnie supongo que alguna vez su consejo me hará efecto, y si me di cuenta que te preocupaste por mi. Las despedidas son fatales, solo puedo contarles que aprendimos mil cosas, que vamos a tratar de volver y que nos alegró que todos salieran a despedirnos.....Cariños a la gringa.














Cuentos de Hadas suburbanas . Todos los derechos reservados. © /Desarrollo: Maira Gall / Ilustraciones: Lau Rolfo