No quiero pensar en nada, es martes feriado..........igual a Domingo !

9 jul. 2013





Se me mezclan los temas de grandes y de nenas. Briyante  (Marcelo) me dirige, dice "...eso son cosas de nena vos no te tenes que meter" o sino dice "...que esta mujer se ocupe un poco de su hija, yo no se la traigo más...." Entonces se me hace un lío bárbaro, pero tengo claro que con mujeres, nenas, mamas, maestras y directoras mejor no meterse. 

Escribo entre dos nenas en pijama que revolotean por toda la cama porque una le saca el muñeco a la otra, no aguanto los gritos, tampoco que estemos todas desde la mañana sin cambiarnos, pero hoy no tengo ganas de hacer de mama, prefiero hacer de  la hermana mayor y adolecente que está en otra.....

Hace un rato, me fastidió una nena que llamaba sin parar por teléfono. La nena sola, la que no sabe que hacer. Sin embargo, hoy no me dio pena, pena me da que reclame tanta atención. Ahi, briyante me pone el stop, otra vez, como arriba. Yo intento explicarle que la mama cree que las otras nenas la tratan mal, y parece que una maestra habló con varias dando por sentado que realmente la trataban mal, no quiso escuchar nada más que su propia versión de las cosas. Consiguió que los padres de una de ellas, la castigaran de manera ejemplar :  quedándose a dormir en su casa como símbolo de franca y sincera amistad .  El resto también ha optado por disciplinarlas de igual manera, entonces a veces son tres, o cuatro las que deben quedarse a dormir en la casa de la nena que llama. Esas son las ideas geniales que tienen los adultos, proponer castigos siniestros que transforman nenas en temibles vengadoras. Nenas que potencialmente pueden entender si se les habla, y otras que faltas de toda atención no saben como rascar cariño, compañía.... 

Recuerdo que cuando tenía la edad de Agus, mi mama me obligaba a invitar a jugar a dos nenas de la cuadra, vecinas (ni siquiera compañeras de colegio), porque a ella le daban pena o quería quedar bien con sus mamás con las que había conversado mientras hacía las compras. De pronto las tenía en casa, y me negaba a jugar o siquiera hablarles, solo esperaba que pasara el tiempo y se fueran, ellas conversaban sin parar sobre cosas que no despertaban ni mi inquietud, ni me causaban gracia. Eso si, sabían pelarse perfectamente cualquier fruta que se les ofreciera, es más pedían fruta de postre. Yo como siempre en off side, tarjeta amarilla mínimo y la voz de mi mama jugando al referí, o marcando a morir en el partido, al jugador estrella (que venía a ser yo jajaj), que me decía "viste como Margarita no solo come fruta sino que se la sabe cortar sola ?", obvio todo esto con Margarita delante, con esa cara de nena dulce y obsecuente con madres ajenas. Si las odié....a tal punto que mi mama dejó de traerlas, porque yo ejercía sobre ellas un maltrato solapado pero claramente perceptible (moving, una villana pequeña y visionaria  entonces ). 

Se que no debo justificarme y menos con el remanido clishé "mal de mucho consuelo de tontos..." pero peor Andy, mi mejor amiga que a esa misma edad hizo dos cosas increíbles con dos nenas con esas mismas características : a una la dejó encerrada en el placard del dormitorio,  y le funcionó, lloró un poco pero no quiso volver nunca más. A otra la subió sin plata a un colectivo con el cuento de que iban juntas a no se que lugar, y apenas la pobre puso el pie en el estribo, Andy se bajó y la vio alejarse en el bondi con cara de horror. Esa nena tampoco apareció nunca más, el que apareció de prepo en casa de Andy furioso, fue el papa, no tengo data sobre el final de aquel encuentro entre padres.... Por eso estoy preocupada, se que la van a terminar odiando, pero si se me ocurre hablar  con madre o maestra, voy a terminar peor que Snowden y no quiero ir a Nicaragua, Panamá, Bolivia o Ecuador.

Eso si, mañana viene con nosotras a teatro y Agus es pura sonrisas, en general lo es, pero noto la sobreactuación. Nunca quiso que viniera, era algo que ella quería disfrutar solo conmigo, y la nena que llama se nos coló como un fantasma. Además dice que  no quiere que la reten de nuevo. Julieta, la titular les llamó la atención y les pidió que no excluyeran a la nena, que no fueran malas. Pero ella tiene razón, no la tratan mal,  pasa eso de estar creciendo y acercarse más a las que se parecen. Justo la nena que llama, no se parece a ninguna de las demás, por eso el manotazo de ahogado, la pobre trata de no desentonar, le juega en contra, y claro desentona. Mejor dicho no logra  parecerse a las otras. Las que afirma que la tratan mal, pero en realidad están cambiando, hablan sobre cosas que ella no entiende, necesita subtitulados para lo que dicen, porque crearon un lenguaje privado, con guiños y entonaciones que sólo ellas conocen.

Tengo mil llamadas perdidas, las madres se confabularon para arruinarme el día de lluvia. Y si, aflojé viene una del grupo que creció de golpe, la mama manda mensajes que dicen "Hola Ana estas en tu casa ?", "Ping", "Estoy en un cumple de salita de 5 y Catalina esta re embolada, vos sos la que me queda mas cerca ( no se como tomarlo, me cagó la ubicación geográfica), la puedo llevar a tu casa?". Y yo agacho abrumada la cabeza. Tendría que haber llamado a Nora, la otra vez que salí con la cabeza bombardeada de un cumpleaños al que no quería ir por muchas razones, me aconsejó hablar con ella cuando tenga alguna situación que me descoloque, algo asi, me dijo "vos me llamás, me contás y yo te hago la devolución (se dice asi, ya imaginarán a que se dedica Nora conmigo) y te digo que contestar ".....perdí la habilidad de contestar parece". Me siento como recién salida de una clínica de rehabilitación, con un acompañante terapéutico que me controla a sol y sombra para que no recaiga en las drogas. Eso, al final necesito drogas, como en los 70, si son alucinógenas mejor.....

Como perdí la habilidad de socializar, adquirí muchas otras....para compensar. Una de las cosas que más me distrae últimamente es la lana, por la infinidad de cosas que uno puede hacer con ella. Eso lo traje del viaje que hicimos al norte. Traje lana conmigo, y ahora consegui por un negocio en pasteur y junin, la de los colores que vi ahí, así que hay ovillos por todo el cuarto con olor a tierra y un bastidor cuadrado de 40 por 40 cm. Cuando la cosa se me pone fea, me recluyo en un rincón del cuarto y dejo que la cabeza no me maree y se concentre en cruzar lanas de distinto color para hacer una manta.......

 Me acabo de acordar que la ropa que planchó Amelia de Agus sigue  tirada y sin guardar en su cuarto y llevó a Catalina, a una cueva que parece haber sufrido un asalto ! Si la cabeza me boicoteo otra vez, salgo avergonzada al pasillo distribuidor, escucho las carcajadas de las dos y recuerdo que hoy un tal Sergio Zabalza, mucho más sabiondo que Nora o yo, publicó una editorial sobre el cuarto de los adolescentes. Explica, "que el cuarto desordenado es una metáfora del cuerpo" y que los adultos debemos "entrar en ese desorden con respeto y mostrarnos permeables a los saberes que ellos van construyendo" y " de vez en cuando preguntarnos que desórdenes propios ocultamos con la prédica por el orden". Si justo yo le quería preguntar, que pasa cuando el cuarto de la madre empieza a mutar en taller de actividades varias, igual o más despelotado que el de hija adolescente......siguiendo su discurso, metáfora del cuerpo,  crisis sin recate de los 40. Buenas noches.




Cuentos de Hadas suburbanas . Todos los derechos reservados. © /Desarrollo: Maira Gall / Ilustraciones: Lau Rolfo