Hola a todos.....en este blog también hubo noches de fiesta (a veces).......

19 ago. 2013





Fiesta parte uno......hay algunas que resultan inolvidables, hay otras a las que desde el vamos no quiero ir. Ultimamente no he tenido muchos casamientos por Iglesia así que me anima saber que será un trámite. Igual hay un antes, una previa como de chiquilina de 19 años antes de ir a bailar. En este caso se me peleó mucho el vestido porque al ser de noche, parecían no aceptarse los colores ( mi familia es muy opinadora), pero yo le agregué la fajita negra y me compré una carterita que después dió mucho que hablar, terminó con un saquito negro bien entallado. En realidad soy fácil, me gustan las telas que caen pesadas y pago por cosas que se que se van a lucir porque son telas nobles y colores sobrios, y le agrego algo como la carterita....

Después viene la parte de las nenas, quien las cuida ? a quien se las dejamos ?, perdí a Lini. Un tesoro que me encontré, que no solo las bañaba, sino que para cuando llegabamos las tenía dormidas.....mi mama de viaje, y si tuve que recurrir a mi suegra. Se portó muy bien, vino sin chistar a casa, pero ( si viene el bife, los relevo del adorno del plato ) cuando llegamos estaban todas despiertas y la casa despelotada.....y yo para las caras soy imposible, no las puedo filtrar, asi que como una loca desagradecida sin sacarme nada, menos el toc compulsivo obsesivo del orden que se apodera de mi y me transforma en una candidata a la posesión diabólica, empecé a ordenar todo a las 3 y pico de la mañana, lavé un par de vasos como si la pobre no hubiese dejado todo el resto de platos y demás utensilios que usó secados y guardados. Un fastidio inconciliable para hacer ruido por dos vasos....peor cuando Marcelo le dijo que la llevaba y ella decidió quedarse a dormir...... Me tenían que haber traído un cura para exorcizarme. Pero creo que terminé asustándola cuando se levanto a la mañana, bajó y activó la alarma, huyo despavorida. Desde acá le agradezco de todas formas, la paciencia por una rabia de baba  blanca que se me metió en el cuerpo.

La bisabuela de las nenas merece trato aparte y sin embargo tampoco se lo dí pensando sin parar en mis propios muchos otros problemas que solucionar, después que ella, incondicional como todas las abuelas me hizo dos o más puntadas en el vestido para aquella fiesta que me arregló en dos segundos. Yo creo que una entra como un caballo en este cuento del odio sangriento hacia casi absolutamente toda la familia de su marido, más propio de Jason de "Martes 13", que de una persona perfectamente racional e inteligente. Uno está entrenado para el ataque feroz, pero salvo excepciones, después de ver como todo mi grupo de amigas distanciaba a sus respectivos maridos de su familia de sangre, me di cuenta que no se trata más que de una simpática leyenda urbana. Yo tengo algún que otro brote psicótico producto de algo culturalmente muy arraigado, pero fuera de eso de verdad disfruto de la familia de mi marido.....(no me creen nada no ? prueben no esperar o exigir lo que ustedes viceversa tampoco retribuirán, solo intenten disfrutar el momento).

La tercera parte, es entrenar a Marcelo para el acting de la huída rápida  de la fiesta según las circunstancias. Aunque admito que siempre es en los eventos de gente conocida de él. Cuando se trata de mis amigos, no hay fuga que necesite estrategia y observación previa. Me quiero quedar y él se queda......

La peor parte es llegar a una fiesta, y encontrarse con que para tomar, solo hay jugos y ustedes ( o yo) que soñaba con exquisitos canapés, un poco de sushi, una rica copa de vino.......ya están buscando la puerta que dice EXIT.....y la espera sigue, aparecen daikiris de ananá con gusto a caramelos Sugus de ananá, los azules, con mucha azucar y del alcohol solo la promesa.....muchisimo más tarde ofrecerán los de durazno (con sabor a yoghurt Ser de durazno) y frutilla. Traen sandwich mini de jamón crudo y mayonesa...a veces queso. Uno va moviéndose con una cintura política y diplomática que por suerte tiene incorporada y le va salvando la vida, sonríe, no te vas a hacer la loca con los empleados y la gente del trabajo de tu marido....la música tampoco ayuda y al final las pizzas, terminan por espantarnos porque la noche no va mejorando.....aunque sé que él se quiere quedar. Uno cuando está con sus amigos, puede pasar hambre pero aunque solo haya agua no se va más, y con la música que sea, los ataques de risa siempre sobran, y uno se mueve aunque tenga en el cuerpo el compás de un árbol.....Le puse muchísima garra, no se me puede negar pero ponganse en mi lugar.....al final las mujeres somos jodidas..... Buenas Noches...ah, la carterita lo mejor !!!!!




Cuentos de Hadas suburbanas . Todos los derechos reservados. © /Desarrollo: Maira Gall / Ilustraciones: Lau Rolfo