Isabella tiene una idea.....

17 ago. 2013





                        I.- Isabella tiene una idea....



Esta parada en la esquina de Talcahuano y Sarmiento, el cafetero la mira mientras conversa con el empleado de la casa de electricidad. A la misma hora todos los días ambos se detienen y mientras Victor prepara el cortado, el inminente descenso de Independiente  a la "b" y el paso de Isabella es lo que les justifica el comienzo del día.

 La saludan y ella con una cordialidad que todavía los conmueve les devuelve con toda gentileza el "Buenos Días".  Esa calle les pertenece a los hombres desde que tienen memoria, casas de electricidad, muebles para oficina, música, comics, galería de arte con batman a la cabeza...... pero con ella hacen una excepción porque irradia siempre la misma  frescura que a muchos, por lo visto les quita agradablemente el aliento y tras cartón les devuelve la respiración esa, digna de clase de Yoga, la que hoy hay que aprender porque a todos se les olvidó como hacerlo en la ciudad....

 Hasta acá, es clarísimo que Isabella no es un personaje más de las mañanas. Sin saberlo, los hombres que dominan esa cuadra no hacen más que esperar su llegada, le conocen hasta el horario, a veces 8.15 hs.., tranquila, sonríe, otras pasadas las 8.30 hs., más seria y preocupada, pero siempre les regala un exceso de femeneidad  que no están acostumbrados a ver, ni dispuestos a perderse.

 Todo es delicado en ella, da la misma sensación de fragilidad que  un cristal, pero su paso resuelto pone en evidencia una singular firmeza. Usa ropa que solo sugiere, pero no puede evitar dejar ver unas hermosas piernas, la mirada luminosa y dulce, y un brillo poco terrenal en el cabello azabache al que no parece darle importancia más que el viento que a veces inunda la cuadra, que rabioso, le cruza unas mechas sobre esos ojos que hablan por ella. 

Eso la ha transformado en objeto de culto para los hombres de la calle Sarmiento en su límite con Talcahuano.... que la suman al último partido de fútbol, a los vinilos, a los masters serie de Cincinnati, al mundial de Atletismo en Moscú (German Lauro quedó 7 en lanzamiento de bala...resultado histórico para Argentina), a Usain bolt que ganó los 100 metros llanos,  y va por los 200 metros, a viajes, autos nuevos y como lograr adquirirlos sin esperar hasta noviembre..... Isabella ha logrado formar parte de esas conversaciones, como seguramente otras, muy pocas las que acceden a ese podio del mundo masculino.

 Ya conocen como es, su sonrisa les da precisión sobre el estado de su tiempo. Sin embargo, hoy  la  notan  distraída por una tristeza que se le cuela por los ojos y le traiciona la mirada dulce y serena de siempre, esa que a ellos les gusta ver. Pasa sin saludar ensimismada, pensando en algo. Lo mismo le pareció a Tomas, el que la espera en el turno de la mañana en el garage.

 Normalmente Isabella, llega toda sonrisas, saluda, da la vuelta por delante del auto, abre la puerta del acompañante, se detiene siempre guardando algo en su cartera o sacando algo de ella, después cierra la puerta se despide y se va. Hoy fue distinto, hasta Tomas lo notó. Salió directamente del auto y se fue, despreocupada de no seguir la rutina.

 Isabella, hoy descubrió que la gente, no tiene básicamente los mismos anhelos y la misma información que ella. De golpe comprendió, que no la miran contemplando las miles de posibilidades que la llevan a actuar de formas diferentes según pasan los días, no con maldad simplemente reaccionando del modo en que ella los trata, sin esa idea suya de ser reconocida como si fuese una reina a la que todos están prestando particular atención y sopesando sus posibles amarguras, y devaneos existenciales. 


Por fin supo, que ella es una más y de la misma manera que no sabe con certeza a veces descubrir en los otros su dolor, su picardía, o sus posibles avatares cotidianos, a los demás les pasa lo mismo con ella. Así de simple....en el semáforo sigue pensando en la estupidez, eso también se le escapó tanto la de ella como la de los otros. Lo leyó en un  quote de Pinterest, la nueva red social que la entretiene por las noches, resulta que eso tan tonto le deparó una verdad absoluta, no hay terribles e inteligentes confabulaciones en su contra o en la de otros, en general se trata de una generalizada y egoista estupidez.... Eso le pasaba una y otra vez por la cabeza, mientras parada en aquella esquina, devoraba con la mirada los edificios que la perdían, para guardar imagen en la net de su cabeza. Se quedaba absorta cuando llegaba temprano y agarraba in fraganti a algún portero que habría esas enormes puertas con aldaba, y se encontraba con la magia de esos edificios antiguos, estaba tentada de acercarse a hablarle y robarle alguna historia. Saber quien vivía ahí, que hacía, quien lo hace ahora. Se muerde los labios, camina rápido, un día lo va a intentar, le falta el cuento para que el portero quiera deslumbrarla con toda su sapiencia sobre la cuadra bendita y la ciudad toda, y seguramente todo el resto de cosas que sabe y los demás estúpidos mortales ignoran (en eso se parecen a los tacheros, sin ofender lo escribo con onda). 

De hecho la cuadra que la lleva hasta Corrientes, es un mundo que no sabe como puede pasarle desapercibido a todos, desde el dueño del quiosko de la esquina, hasta los porteros de aquellos edificios en los que se descubren días de glorioso brillo parisino. Hoy todos son iguales como si alguien en una casa vieja hubiese echado una sábana sobre muebles antiguos que ya no son útiles para nadie y todo se hubiese llenado de polvo y olvido. Por eso el gris, por eso todo parece invisible a otros ojos que los de Isabella, que daría lo que tiene por adueñarse de esa cuadra, sus historias y todos los seres que habitan en ella....

En eso tiene la cabeza....y solo piensa en el mejor anzuelo para atrapar al primer portero que se le cruce, debe aprenderse los horarios y actuar un poco, de modo sencillo, natural asi como le sale todo a ella.....

Se despierta de pronto, del ensueño de princesa, mira el reloj ya son y media, tiene que aguantar las caras de mal humor de siempre, que madrugan porque viven cerca, no tienen hijos que les boicotean la obligación de llegar temprano por muchas razones, prefiere ponerle esas medias largas a Julia y no verla sufrir en manos de un padre comprensivo pero apenas capaz de sostener esa habilidad de ponerle unas can can a una nena de 8 años. 

Vestida para salir pone rápido los jugos sobre la mesa, le hace la lista a fatima de lo que más le importa que le salve en el día al volver a casa, que recuerde que Emi tiene tenis y se va con valentina, que Julia almuerza con Mora y no vuelve en el micro. Que le deja plata para el chico del agua cuya puntualidad asombra el mismo día a la misma hora....y que por si se olvida algo la llame al trabajo. Todo eso ya le saca como 15 o 20 minutos que pueden ser más, sino sucede que no encuentran la ropa de gimnasia de alguna o el elástico del corbatin se cortó otra vez y hay que encontrarle a Julia una corbata de Emi....o no hay medias por ningún lado, y nos desvelan las zapatillas que aparecen con un pase de magia debajo de la mesa del living.....y ya estamos en los 30 minutos de retraso.

Mientras piensa en eso, cruza en un amarillo border corrientes, y mira asombrada al muñequito nuevo que aparece en el semáforo con algo parecido a un pantalón corto  que empieza a titilar en un color rojo furioso...

Llegando a la entrada se acuerda que le tiene que pedir turno a Julia para unos estudios que le pidió el neumonólogo, y que por la tarde las nenas tienen dos cumpleaños, repasa la lista y de pronto ve a su Jefa que la mira con el mismo desdén que lo hace  su cuñada paula, cuando se dirige a los bolivianos que vienen a comprarle algo al kiosco. Se banca la cara, no piensa subir las escaleras porque ya es grande para asustarse por una vieja de más de sesenta años que no parece tener amigas..... 

Hay un hombre joven que la ve pasar todas las mañanas, está en la portería de su edificio, también la espera. Esa chica le parece un misterio, pero él tambien la ve con cara de preocupada aunque nunca lo priva de un saludo amable.

Hace días que Franco, el de la cafetería del bar Tribunales no sabe nada de Isabella, y eso que le dejó hasta su celular por si no puede comunicarse.....Hoy llamó, le contó que estuvo ausente porque le tienen que hacer unos estudios, no estuvo bien, le podrá mandar uno de esos cafés que tanto le gustan ? y entonces Franco llama a Alejandro y le dice : parece que Isabella esta mal, llevale rápido el café.....Alejandro llega enseguida, Isabella ya está en su escritorio, los ojos delatan que algo anda mal pero ella es la misma sonrisa de siempre, le hace un chiste, dice que lo admira que no puede creer que no falte nunca a su trabajo y que sea tan humilde y tan sencillo.
Alejandro se alegra, sin hacerlo notar, nunca le dicen nada bueno, vive en una habitación alquilada para el lado de Sarmiento, está juntando dinero para su familia en Salta y lo que hace le parece normal......


                           


Cuentos de Hadas suburbanas . Todos los derechos reservados. © /Desarrollo: Maira Gall / Ilustraciones: Lau Rolfo