Con cual de las brujas........otra historia de Isabella

15 sept. 2013




http://landaishu.zhongwenlink.com/home/eNews_read.asp?NewsID=3409

Isabella está asustada. Le dijeron que no ponga más el cuerpo. Para los que imaginen sábanas y tengan visiones eróticas, debo aclarar que aquí significa, dejar de cometer sincericidio. 

La entrenaron contra su voluntad para cuando se presente el lunes ante el médico. Le explicaron de mil maneras qué debe decir y qué no. Le dieron una licencia,  primera vez en su vida que el cuerpo no le aguanta y aparece llorando en lo de alguien que intenta ayudarla, tiene miedo de pensar en su especialidad. Prefiere creer que es un atrapasueños que tiene forma de mujer comprensiva, que ya lo ha pasado todo y puede efectivamente exorcizarla de pesadillas, y hacerle recetas con esas pastillitas que le engañan la cabeza. 

 Una de las cosas que más la hechiza, en ese cálido consultorio es el aroma a vainilla.  No sabe como empezar porque tendría que volver a nacer para explicarle quien es ella, Isabella a esta señora que acaba de conocer. Entonces decide confesar todos los enormes pecados que se le adjudican, frente a este ángel de la guarda, que le susurra al oído, "a ese lugar no podes ir más, por lo menos un tiempo dejame hacerte el certificado".

 Isabella esta estupefacta, todavía no sabe como  llegó ahí de un día para otro. El silencio del lugar, con una biblioteca llena de libros de Lacan, la descoloca más. Escucha sus propios gemidos con angustia, tiene la cara desecha de tanto llorar, fue directo del trabajo a buscar ayuda. Cuando se bajó del auto, en el garage de siempre, no pudo disimular y tampoco le importó, ella solo había volado sin siquiera mirarse.  La cara de preocupación que le devolvieron los chicos que acomodaban los autos y el "estás bien ?", le dieron pistas, sobre un estado físico que ya intuía lamentable. Además le dolían los ojos, parecía que no los podía mantener abiertos.........En lugar de recordar, las risas, todas las cosas buenas que hasta ese entonces le habían pasado, solo se le venían a la cabeza - como a los soldados en las trincheras, a los chicos de Malvinas, asustados y muertos de frío sin saber muy bien que hacer -, imágenes de lo que ella percibía maldad gratuita, le temblaba el cuerpo, y la cabeza la había abandonado hacía rato, se dejaba avanzar por sentimientos que no le entraban más, guardados a las trompadas - como en los cajones de su casa las camisas y remeras empujadas dentro a reventar, explotando hacia todas partes cuando los abría - a fuerza de empujar  en un baúl  que llevaba dentro cerrado con mil candados, a punto de estallar.

Lo último que recuerda es la expresión de la gente, su gente, esos que la buscan porque después de todo es una de las prosecretarias de la sala.  Las salas, son tribunales en grado de apelación. En todos, hay dos prosecretarias, pero el carisma que tiene Isabella, esa sonrisa fácil que lo afloja todo,  no hace más que endurecer el corazón de otras mujeres que exuda rabia. Por ejemplo el  de la otra prosecretaria, soltera 43 años, la que siempre hace trampa, y está ahí porque  la  agarraron infraganti con un secretario de juzgado, que justito estaba concursando para juez y por supuesto, con antecedentes que para ciertos hombres son una parte importante de los curriculums : casado y con hijos (es loco, ese mismo rubro, muchas mujeres lo ocultan porque en dos segundos quedan afuera de una entrevista laboral). A Isabella en un momento le dió pena,  nada que juzgar cada uno con su culo hace lo que quiere, eso no era elemento a tener en cuenta para ser buenas compañeras. Pero a la otra todo le empezó a causar fastidio, hasta la genuina bondad de Isabella. Una vez le dijo "lo que pasa con vos es que haces lobby con los empleados para quedar bien". Ustedes creen que le siguió el "I ll be back" The Terminator ?, que Isabella contestó algo como "yo que vos no me preocuparía tanto, en este ambiente hay que tener aspiraciones de altura con Jueces y Camaristas no?".  Prefirió callar, porque una vez que se dice algo así, no se puede volver atrás. Isabella piensa todo a velocidad luz, como si jugara un eterno ajedrez. Confunde inteligencia con emoción y empieza a perder la partida.

En cuanto al lobby con el personal, en realidad es algo que ella misma aprendió guiada por pura intuición y sentido común. Cuando uno es amable, considerado y no da errores por terribles defectos que restan puntos a la humanidad de la gente, todos trabajan mejor. Ya no estamos en el colegio, y los problemas personales son enormes por eso Isabella busca quitarles el peso de los días con sonrisa y explicaciones amables. Los instruye con serenidad sobre lo que deben hacer. Sabe con una certeza devastadora qué los desmotiva y los hace distraerse e irse rápido de allí : lo que ven en la esencia misma de la institución : la falta  de justicia. Dejan de saborear la vida, en un poder del estado que debe bregar por equilibrar la balanza y en realidad es una réplica mal vestida de Don Corleone, sin el costado salvaje, sin aquellos tipos duros de roer, decididos a ganarla siempre, pero poniendo la cara cosa que todos sepan quienes son.....En cambio, de este lado, tiran la piedrita, (ni armados están) y después se esconden del susto, y como son habladores por naturaleza saben engañar para que todos terminen dudando. Si hay brujos o brujas, gangsters o mafiosos, no se dejan ver bien en este lugar.....

 No se olvida nunca, de la "la duquesa", aquel mensaje que recibió de ella mientras bañaba a las nenas, le había llamado la atención pero nunca imaginó un intento de suicidio.

 Cuando no llegó a la mañana siguiente, la cabeza reculó volvió sobre sus pasos y lentamente repasó el mensaje :" Isabella, te quiero mucho, no dejes de hacer terapia te va a ayudar, te lo digo de verdad, mandales cariños a todos. Beso enorme y abrazo. Magui".

Eso fue lo primero que se le vino a la cabeza aquel día. Atrás otro flash como el de la cámara que siempre tiene a mano, le sacó la última foto : la del resto de los empleados  que la quieren y la ven salir del despacho de la secretaria, una mujer en la que quiso creer por concederle experiencia de vida,( puso como relevante el ítem de la edad), se equivocó, otra vez y  salió desalineada, el pelo revuelto y las lágrimas que no se contenían con nada.....

La ilustración, tiene debajo el link del que me la traje, se los dejo para que echen un vistazo, para mi era muy oportuna......
Cuentos de Hadas suburbanas . Todos los derechos reservados. © /Desarrollo: Maira Gall / Ilustraciones: Lau Rolfo