Resulta que.....

19 oct. 2013


Resulta que, estábamos jugando con la caja registradora de barbie. A Caro, le fascina sacar cuentas y preguntar, si pago en efectivo o con tarjeta. Si estamos con Agus, pregunta si venimos juntas. Le contesto que si, pero que compramos separadas. Se ríe. Agarro un shampoo, me dice que cuesta doce pesos. Para hacérselo importante, le muestro la tarjeta de crédito de Ariel, del banco Acuático (que ella misma me dio) y le pregunto en cuántos pagos me  puede hacer la venta, siempre que no tengan intereses. Respuesta de Caro, 7 años,  metro veinte de altura : mama, es solo un shampoo y sale doce pesos !!!! no te da para hacerlo en cuotas. Me agrega un control remoto y una tijera. Ahí, parece que anda lo de la tarjeta de crédito...... 

Agus está tirada en la cama, al lado mío. Le divierte leerme frases que saca de grupos de twiter y me taladra.  Ma escuchá esto :" sabes que significa lunes ? la palabra lunes al revés es senul, que en birmano, es un tipo de tortura que provoca una muerte lenta y dolorosa",  pienso : qué inteligente esta chica.....mañana va a hacer 24 horas que me entero. Sigue....dice "escucha ésta : "Me da una crema señor por favor ? señor, esto es un crematorio, aquí se queman cuerpos. Perfecto deme un bronceador". Sonrío ese no estuvo tan bueno. Sigue "Nada más irónico que tu mama te diga, "a mi no me levantes el tonito, gritando como una loca desquiciada". Me quiere hacer reír, y escuchá esto : "Casi con seguridad puedo decir que en el infierno, hay un lugar reservado para la gente que usa ojotas con medias", claro y lo que suele pasarme a mi casi todas las veces, escuchá : "Pérdida completa de dignidad cuando saludás a alguien que pensaste, que te saludaba a vos, pero en realidad, saludaba a alguien atrás tuyo" y me veo en cámara lenta derritiéndome como un helado, cerrando la boca asustada pensando que ya es tarde, ya conocen mi sonrisa bobalicona....que se estremece un poco, tiembla ante lo absurdo.

La que realmente nos cuida a todas es Amelia, y por una vez me quedo pequeña, en el cuarto de Agus. Solo por hoy decido volver a los doce años y dejar que Amelia haga de mamá, como muchas veces cuando yo realmente tenía esa edad y se la pasaba rascándome la espalda como si fuese un perrito. Es asombroso que siga conmigo después de tantos años.....me conoce de memoria, yo que ella habría huído de mi hace tiempo. Me doy cuenta que es dificil porque a mi también me cuesta escaparme de ella..... Hace un rato la escuché, hablar con el jardinero "la señora (vengo a ser yo), le tuvo que comprar veneno para caracoles porque se están comiendo el jazmin, los helechos y las alegrías del hogar" Dixit. Hace un par de días, me mostró las huellas de los caracoles : una estela plateada que van dejando sobre tierra y plantas. 

Agustina sigue con lo de ella, agarró un arma de metralla pesada, me dice escuchá este "Vos no me amás porque sos daltónica no ? Decime la verdad Celeste. Te dije mil veces que me llamo Violeta. El remate es cuando me mira a mi, yo a ella y escucho : mami lo entendiste ?.......silencio, casi le digo : me costó la parte de Violeta.... Bueno mami te dejo porque remarla con vos es como ir a la guerra. Descalzo. Con una escoba........Entonces me mira de nuevo, se levanta como si estuviera en gravedad 0, agarra el Ipad, y sale con la elegancia de una gacela observando con desdén a una vaca comiendo pasto. 

Mientras tanto en otro lugar de ciudad gótica, Amelia prepara unos spaguetti con brócoli, en realidad debería decir que esta cocinando su especialidad: ajo con spaguetti y brócoli. No se los dije pero tiene una facilidad para el ajo que la predispone a ser la némesis de los vampiros. Si alguien la necesita se la presto (ojo no soy tan tonta para perder un arma). Hoy es viernes, estamos en las nubes todavía no empezamos a agonizar.......nos quedan dos días. (Aunque para Agus yo debería estar muerta .....porque digo cosas como : " Tienen deberes? "de vieja dice, "que pasó mami cuántas te tragaste"). Buenas Noches



Cuentos de Hadas suburbanas . Todos los derechos reservados. © /Desarrollo: Maira Gall / Ilustraciones: Lau Rolfo