Hombres, parte II....

15 nov. 2013




Hay algo en los hombres, que me tiene fascinada,   son intransigentes cuando algo no les gusta.  Tienen la claridad de identificar lo que quieren y no  apartarse de la ruta que los lleve a eso.

 No se preocupen ya vendrá lo peor de ellos, no vayan a creer que estoy paga y en realidad, esto es un encargo muy bien calculado.

 Cuando hablo de claridad y de un hombre; ni muy simple, ni excesivamente inteligente, me refiero a una franja media; debo reconocer que les envidio la capacidad de abstraerse de preocupaciones ingratas y estupidas, que boicotean permanentemente la cabeza de las mujeres. Ellos no se dejan avanzar con facilidad. Por ejemplo, desde el vamos siempre y con razón les gusta la chica más atractiva, que no necesariamente es la más linda. Es esa chica, que todas querríamos ser, la que tiene una sonrisa fresca plantada permanentemente en la cara, sin prejuicios ni inhibiciones, la que puede quedarse en malla en dos minutos sin ningún complejo y reirse a carcajadas sin esconderse. Esa, la que sabe quererse.....tiene su mundo y no está buscando nada más que la sonrisa se le perpetúe en el rostro sin darse cuenta. La que nunca tiene problemas, sino soluciones : listo Cameron Diaz en "Loco por Mary".....ya les dije que no hace falta ser tan linda y creo que tampoco excesivamente apasionada por los deportes. 

 Siguiendo con lo del objetivo que atesoran los chicos, no cabe duda que si bien se muestran duramente sinceros, cuando les gusta una chica desesperadamente, durante ese tiempo que puede ser poco pero escandalosamente estruendoso como un volcán en erupción, no tienen ojos para otra. De hecho suelen ponerse de muy malhumor si se les cruza alguna fémina por el camino, con animo de stalkear. Si ustedes no son esas chicas, en ese momento de ellos, por favor no lo intenten en sus casas, no se van a mover un milímetro de su elección. No habrá llamados telefónicos a todas horas, palabras dulces, compañía. No hagan trizas su dignidad, no inventen fantasmas. No levanten el tubo para ver si el teléfono tiene tono (vieja mal) corrijo, no miren el celular cada cinco minutos ni se esmeren en idear complicadas razones por las que los mensajes puedan no haberle llegado. Les garantizo que llega todo, a ellos simplemente no les interesa y no les va a interesar.......

 El mismo empeño ponen para la zanahoria que en su momento les corroa la corteza cerebral : un deporte, un programa, un auto......no se les crucen, déjenlos ser y hacer. Si están casadas, y escribiendo esto como yo, mientras al lado tienen un hombre mirando tenis, aprendan a disfrutar de Nole Djocovic, una ojeada chismosa al partido,  puede depararles si se dejan fluir, esa emoción,  que a ellos los traslada hasta el juego mismo y a una sensación parecida a la de una gloriosa noche de luna, en un larguísimo beso húmedo de satisfacción detrás de algún árbol generoso y discreto que les haga sombra en una fiesta soñada dentro del vestido de cenicienta.... Quiero decir, ellos a todo lo que les gusta le ponen la misma garra....disfrutan !!!!!! y huyen con acierto o dejando un tendal de fragmentos de vidrios rotos después de la travesura cuando ya no quieren saber nada.......

No esperen que el chico centella (superhéroe dulce si los hay), luego de un tiempo largo, siga rescatándolas románticamente o enviando mensajes y haciendo desesperados llamados amorosos a deshoras......Va  a ocurrir de otra manera, más distinguida como si en lugar de la adrenalina de un Batman, quedaran en las no menos aplomadas manos de Alfred....algo así

Ahora bien, volviendo al tema disfrute-salida. Les doy este ejemplo, briyante juega al fútbol los martes, llega 10 minutos antes de volver a salir, no hay asomo de culpa al mirarnos a las tres, se empieza a vestir, me da un beso y con la misma cadencia que entró sale.....ah y anita me quedo a cenar con los chicos....Si yo quiero hacer lo mismo, ponganle ir a Pilates seis de la tarde. Cinco y media empieza a llamar que se le hizo tarde, que llega jugado. La que escribe después de esperar dos barreras......con una irritación peor que la de la madrastra de blancanieves cuando se entera que el cazador no la mató, y la cara de jason en "Viernes trece" llega con suerte a la mitad de la clase, tomándose medio alplax para volver a ser etérea, alineada y femenina.....

Lo mismo para programar salida con amigas....él, de hoy a la noche para mañana a la noche, me dice "Te acordás que mañana cenaba con la gente del running team no ?"...no. A eso de las 8 salgo. Y efectivamente, llega y media y para las 8 solo queda el polvo de sus zapatos. La culpa se hace una fiesta conmigo, que doy vueltas para salir, simplemente porque estoy obsesionada con que en mi ausencia, él se encargue de las nenas como lo haría yo..... lo mismo con la casa. De todos modos suele complicárseme más, por si Marcelo no puede, mi mama podrá ? Lina ? alguién ? y si se queda que se organice para bañarlas y dormirlas siguiendo paso a paso la rutina de todos lo días, no vaya a pasar que se rompa el hechizo y cuando vuelva a casa me encuentre, una calabaza, tres o cuatro ratones y dos caballos viejos......

Entonces, la buena noticia es que podemos aprender a disfrutar, como lo hacen ellos. Tener nuestro tiempo y nuestras cosas con satisfacción, no rumiar todas las obligaciones que tenemos y que debimos cumplir todo el día, para que el señor llegue y se ponga a ver fútbol. Ahi señoritas, no se dejen madrugar....apliquen el plan B, aprendan a escaparse de sus obligaciones y la bendita culpa. De que sirve la famosa habilidad de manejar varias cosas al mismo tiempo, sino logramos que sea para nuestra propia felicidad o simplemente porque queremos, podemos hacerlo y es como un superpoder del que deberíamos presumir para bien !!!!....Acá, del lado de la casa, en el suburbio también se juega un partido, y así como se conocen las reglas del fútbol en el hogar, dulce hogar, también hay penales que atajar, obstrucción, off side u orsai, olfato goleador, la necesidad inagotable de saber cabecear en el momento oportuno.  También hay lugar para un cañonazo, tarjeta amarilla y tarjeta roja. De vez en cuando se necesita una chilena salvadora, porque de lo contrario, señores, se impone una defensa adelantada o  a  falta de números, la marca individual. Yo no quiero quedar desasistida, ni utilizar la gambeta para llegar al golazo. Nada más quiero que les quede claro, que este partido también puede ser apasionante. Por ahora los dejo con una tarjeta amarilla, solo porque cuando están enamorados son deliciosos......
Cuentos de Hadas suburbanas . Todos los derechos reservados. © /Desarrollo: Maira Gall / Ilustraciones: Lau Rolfo