Qué es lo que hice todo el día ????

19 feb. 2014



Esa es la pregunta, que suelen hacerme, ahora que estoy con licencia. Y en realidad, el interrogante debería ser: cómo lo hice ?. Lo peor y para serles totalmente sincera, es que en los primeros minutos, me siento como si me tomaran un oral en el colegio y no me acuerdo nada.....Mi papa, solía decir que le preguntáramos que había hecho ayer  o mejor : el fin de semana, porque del día en el que estaba no se acordaba niente.....

Decidí escribirlo para justificar los días, como en el trabajo, les voy a dejar el certificado o mejor todavía voy a contratar a un escribano para que labre un acta, se comprometa a seguirme todo el día y dé fe de vaya a saber que.......

Normalmente, me despierto temprano, leo un rato y después me traigo el café al cuarto. Esa mañana, mientras miraba los mails, con el fanatismo de un converso -porque espero una respuesta que no llega-, me encuentro en cambio con un mensaje de una de las mamas del grupo de Caro, cuya hermana también es amiga de mi hija mayor "Ana, dice Martina si  a Agus le gustaría ir al cine con ella y Vicky a ver "La gran aventura Lego". Agus dormía, prometí que la llamaba más tarde, aunque la respuesta apremiaba porque la función empezaba 14.20 hs. Finalmente, logré levantar a Agus con un remolque, y un soberano resfrío al mediodía. En ese momento exacto sonó el teléfono de línea, y apareció la voz saltarina de Martu, para preguntarme si yo podía buscarlas y repartirlas a cada una en su casa después, porque ninguna otra de las mamas podía hacerlo. Al minuto sonaba el celular con un número desconocido " Hola Ana, me presento soy Claudia la mama de Rocío, quería pedirte un favor porque yo tengo que ir al médico. Vos podrías dejar a mi nena después del cine en la casa de mi mama, la abuela ?" Mi cabeza escuchaba, pero se quería resistir, la voz sonaba amable, demasiado amable y prolija, educada a más no poder. Al final hice un saque de potencia, una madre levantó y la mamá de Rocio remato con : "Ah y te quería avisar que como nuestras nenas se están haciendo muy amigas y Rocío cumple años el viernes, desde ya Agus está invitada a quedarse a dormir con otras nenas". Perdí el juego, y asenti dócilmente como siempre. Fui a buscarlas 16.30 hs., pero no había nadie asi que pregunté en la boletería y todas coincidieron en que la película terminaba a las 17 hs. Me senté, me pedí un Icecapuchino y agarré una revista donde todo un cúmulo de famosos exhibía familia, casas, y rostros de felicidad más allá de lo medianamente humano......Sonó el cel con un número desconocido, era Agustina, estaban en el starbucks del primer piso, habían salido 16. 10 hs. y yo donde estaba ?. Pagué y sali corriendo. Cel otra vez, con otro número desconocido, voz masculina y graciosa. "Ana ???? me presento soy Ricardo el papá de Vicky para avisarte que estoy en lo de mi suegra pero me voy a casa, vos me la podes alcanzar ahí ?......el asombro me sobrecogió y empecé a tartamudear....y creo que mi voz trémula, insegura y preocupada le garantizó en un minuto que no podía dejarme a cargo de su hija, así que sin querer cambié el giro de la conversación. Mientras, seguía diciendo incoherencias y me salía la mitomanía como escudo ante preguntas como : "te llamé porque mi señora me dijo que salían 16.10 hs., vos estás con las nenas ya no es cierto ?......a  esta altura la gacela corría mirando de reojo al leopardo alcanzarla feroz, y le salían palabras con forma de esquíes para deslizarse más rápido y escapar : Si, Enrique (me pareció que era igual que Ricardo, nunca supe que se lo dije todo el tiempo), estamos acá en Starbucks tomando algo, y si no te preocupes te la alcanzo a tu casa......respuesta : no, mirá ahora que te escucho me da no sé que no ayudarte, si yo estoy solo, voy para el shopping y las busco ahí te parece ?....lo que vos digas Enrique. Corto. Siento una mano sobre mi brazo.....Mimi, con Laura su mamá la mejor amiga de Agus. Empezó a saltar de alegría que quería verla, le dije que si, que me acompañara al café si quería pero que  tenía que llevar a Agus a comprar zapatos para el colegio - como si de un comentario tan ligero ella pudiera leer entrelíneas : "la saludas y taza, taza cada una para su casa". La que comprendió perfectamente fue Laura, la mamá, que dijo, quedate tranquila vamos acá, al segundo piso a comprar unos vestidos y cuando hayas terminado y te estés por ir, pasá con Agus y se saludan. Ok, ya sin aire, camino rápido y me vuelvo a equivocar de escalera eléctrica....llego al café y las encuentro encantadas y sonrientes saboreando enormes Moka latte con crema y helado.

En cuanto me aflojo, suena el celular de nuevo. Enrique (Ricardo). "Ana donde era que estaban ? le vuelvo a explicar, se me siguen mezclando las palabras, ni yo entiendo qué le estoy diciendo, le paso con su inteligentísima hija. Habla dos palabras y me dice : dijo mi papa que nos dejes acá y si te tenés que ir vayas tranquila con Agus que él nos viene a buscar. Agarro a mi hija y corro a ver los zapatos. No quiere ir, quiere ver a Miranda. Vamos a buscarla. La esperamos, se prueba mil vestiditos. En eso, el celular de nuevo "Ana soy Ricardo, mirá no puedo estacionar, estoy en la entrada del shopping con una camioneta negra me las podrás alcanzar". Avergonzada, no pude decirle que había abandonado a su hija. Cómo se me ocurre evadir mi responsabilidad creyéndole a una adolescente que claro, qué  me va a decir : "vayan, vayan que para nosotras esto es pura adrenalina ! solas en el shopping....".Les pido a Mimi y mama de Mimi que no me dejen sola y me acompañen....volvemos con las nenas al café. Suena otro celular, me lo pasa Rocío que sonríe, y me dice es Richard......Bien ahí, como apuntadora me dió la primera palabra sólida del guión: el nombre. Aplomada contesto "Hola Ricardo, si, sigo con las nenas,  ahí te veo, vamos para allá....." Detrás de la entrada de vidrios, estaba el príncipe que venía al rescate.....un gordo bueno y gigantesco con sonrisa franca que se bajó inmediatamente de la camioneta, y espada en mano, me desarmó con un caballero : "Un gusto conocerte, me daba vergüenza molestarte tanto, te tengo que pagar algo ? otra vez no me hacen sinapsis las neuronas, intento pensar rápido pero me sale hablar "pagarme ???", y el pobre armado de paciencia me contesta : Si, las entradas del cine o lo que tomaron ? "Aaaaah eso ! (suspiro aliviada pensando que soy una pervertida) no, Ricardo, no tenés que pagar nada, y  lo mismo digo, un placer concerte.....  por suerte taza, taza 18.30 hs. cada una para su casa......


Cuentos de Hadas suburbanas . Todos los derechos reservados. © /Desarrollo: Maira Gall / Ilustraciones: Lau Rolfo