La feminista.....María E. Walsh

3 mar. 2014






La feminista

(María Elena Walsh)
Sucede que ya no aguanto
que en la calle me grités
a la primera de cambio:
"¡Tenías que ser mujer!"
Soy mujer y me equivoco
pero vos, ¿quién te creés?
¿Valentina la astronauta,
Evita, sor Juana Inés?
Sos el león de la Metro,
mucha porra y poco rey.

No me vengas con rugidos
que no hay selva por acá
y no soy ninguna fiera
ni la mona de Tarzán.
Yo fallo por accidente
y no por fatalidad.
Cuando agarre la manija
no sé si lo haré tan mal
como ustedes, que arremeten
gobernando marcha atrás.

Conmigo te equivocaste
de programa y de canal.
Me tomaste por tu abuela
que aguantó sin pestañear.
Si tenés el monopolio
del acierto universal
yo te dejo vía libre
pero vos, dejame en paz.
Y cuando las papas quemen
¡arreglate sin mamá!



María Elena Walsh practicamente me crió.....hay una profunda ironía en la transcripción de esta poesía....Quiero que sepan que yo no soy feminista, pero reconozco los logros obtenidos por el movimiento. Sin embargo todavía estamos lejos de lograr la armonía y el respeto que hacen a la igualdad de géneros. Habríamos alcanzado un nivel de humanidad ideal, si pudiéramos decir que todos somos únicos. Lamentablemente todavía las mujeres necesitamos handicap para arrancar el juego, muchas de nosotras nos hemos perjudicado o no sabemos manejar el poder con la sencillez y la claridad que desenvuelven algunos hombres, y metemos la pata, la escoba o la cola......He peleado muchas veces con mujeres Juezas que me querían hacer creer que manejar una casa a distancia, niños y trabajo con el rendimiento y la calidad de un hombre que lo hace full time era absolutamente posible. "Ana tenemos a mano empleadas con cama", podemos salir del trabajo, escribir interesantes artículos académicos y dar clases en la facultad volviendo a casa a las 9 de la noche con los chicos bañados y dormidos. Problema resuelto ! Les parece ? A mi no....entonces no se podía contar conmigo, no era una de ellas y quedé desechada desde el vamos.......Peor con los hombres, los de mi edad con ínfulas de obtener cargos grandilocuentes fomentaban el odio sobre mujeres bonitas que se les cruzaban en el objetivo, ahí atacaban sobre el camarista interesado en la "belleza americana" hasta voltearla y dejarla en medio del fango con posibilidades nulas con aquel jefe empalagoso pero potencialmente comprensivo......No es fácil para la mujer todavía, y lo voy a sostener hasta que logre que la balanza se mueva con justicia.... Me encantaría conocer como dice Rosa, sus opiniones o anécdotas, me parece importante.......Buenas Noches.
Cuentos de Hadas suburbanas . Todos los derechos reservados. © /Desarrollo: Maira Gall / Ilustraciones: Lau Rolfo