Kazan.....saltos ornamentales

9 ago. 2014




Hasta ahora vi : tres americanas, una bielorusa, y una brasilera, haciendo hermosos saltos ornamentales en una ciudad que no sabía ni que existía. El cuerpo de la Brasilera me llamó la atención y me convenció, o me terminó de convencer.... 

A veces la felicidad tarda, más que nada porque depende de uno, en ese sentido no es una cuestión caprichosa porque combina con el azar, un azar que necesita moverse entre muchas otras circunstancias, y la felicidad se transforma en una mirada nueva. Ahí por suerte ya no hay vuelta atrás, se aprende a ser feliz, se supera el clishé, ese que dice que "la felicidad son pequeños momentos". Si, es posible que para muchos sea así, pero para los que saben sacar provecho de contar con una cámara  de última generación, todo es cuestión de maduración. La felicidad es toda una cajita,  este cuerpito y sus días contando los malos, los que salen fuera de foco o movidos y las sorpresas......La brasilera era feliz, aunque estaba lejos de tener ese físico armonioso producto del entrenamiento, de un deporte tan duro. Sin embargo, cayó perfecto, salió del agua, sonrió y se permitió hasta bailar....

Resulta que en este país, la felicidad empieza por el cuerpo hasta terminar con él......

Empecé al revés y les pegué tremendo mareo. Especialmente por el tema de los saltos ornamentales y la preciosa ciudad de kazan, Capital de Tatarstan, Rusia......Ahora estoy mirando "The Killing", y el siguiente capítulo se reproducirá en 14,13, 12, 11,.........parece que al pastor le chifla un poco el moño.....pero no es el asesino y parece que el señor que está preso por asesinar a su mujer, no asesinó a su mujer........y que un tipo violento mató a una chica "bullet"......son mil historias dramáticas superpuestas, y el famoso policía perdedor que te rescata en el último minuto......... la serie no modifica un ápice mi nuevo sentido de la felicidad......la rescata un poco de saltos que salen mal, torcidos y con mala entrada en el agua; de asesinos disfrazados de supuestos benefactores; de nenas que quieren ser chicos; de madres que pierden a sus hijos; de nietos que se recuperan;  de una preciosa tristeza infinita que por momentos deja de doler. Tuve esta loca idea...."Todo empieza con el cuerpo y termina con el cuerpo". Soy una sabionda bárbara ya me voy a hacer entender......aunque toda esta aparente profundidad de mis palabras los sacudiría de risa si me hubiesen visto llevar a Carolina hace un rato, al cumpleaños de Nico, que resultó que no era el que yo conocía. Llegamos a la casa y me sorprendi con otra cara  de mama preocupada a punto de empezar un cumpleaños, que me resultó conocida, justo cuando el Nico número uno (el único que conozco) para mi sorpresa se bajaba de un auto con la mama.....entonces dije todo esto : 1) a la mama que me abrió la puerta " Te veo cara conocida, vos le vas a festejar el cumple a Nico ? yo soy la mamá de caro. Si, si ya se, contestó un poco sorprendida, entonces en dos patadas lo tenía al único Nico(al número uno, el único que conozco) parado al lado mío, entiéndase del lado de afuera de la casa en que se festejaba el cumpleaños, ahí nomás le di un beso, y escuchen bien esto, lo abracé y le dije "Feliz cumple Nico!!!" con una sonrisa como la de aquel personaje de Alicia en el país de las maravillas. Y él me contestoooooo "gracias ", logré la atención del público presente, y la de Caro que salió otra vez del cumple, me miró seria y me dijo "Mamá, hoy es el cumpleaños de Nicolás García, el chico nuevo.......".Bajé la cabeza y volví a casa, a escribirles en detalle de que se trata la felicidad, justo yo......

Ahora si, de verdad arranco el cuento. Alguna vez, tuve quince años, 50 dólares y una tabla de surf grande y con tres quillas. Era tan tímida que vivía recluida en un mundo de rutinas repetidas que me aliviaban un poco la adolescencia. Disfrutaba la playa, me sentaba todas las tardes en la cancha de voley hasta que me pedían porque necesitaban gente para formar equipo.....me invitaban a fiestas en la playa  y no iba, me daba vergüenza (se nota que la perdí no ?)......Me sentía demasiado todo, delgada, sin curvas, morena, ojos negros, desgarbada un poco más alta que la media, me asombraba que me invitaran a fiestas, y después de una retahíla de evasivas, volvía a casa con la tabla colgada del brazo, mientras sostenía con ambas manos la pelota de voley. En casa seguía jugando al voley y evadiendo invitaciones para salir a mansalva......Convencida, lo digo ahora avergonzada, que era un espanto solo por mi apariencia. Yo sola limité todas mis posibilidades, simplemente por temor a un hipotético sufrimiento futuro que no me iba a bancar. Eso se llama torpeza adolescente.....me perdí miles de cosas pero aproveché bien otras.....era un as en los juegos electrónicos.....le gané a una computadora jugando al tenis en todos los niveles.....

Ahora, lo disfruto todo, me adoro como soy, mi cuerpo se adaptó a mi y dejó de responder a exigencias ajenas. Entonces se terminó.......y la vida empezó a los cuarenta....No importa, soy conciente que la de muchos no empieza nunca.....y la mía va tomando color de arrebatos, los dejo tengo que salvar a un grupo de nenas de 8 años de las garras de una bretona de dos meses, que no deja de morder, Marcelo salió a buscar a agustina 12 años- se fue ayer y recién está volviendo a casa. Esta noche vamos a ajustar algunas tuercas.....estamos pasando niveles de este juego de una manera asombrosa.......

La cura de la infelicidad es la felicidad, y me tiene sin cuidado lo que puedan decir al respecto.....Elizabeth MacCracken. Si lo decía yo era lo mismo.....Buenas Noches.











Cuentos de Hadas suburbanas . Todos los derechos reservados. © /Desarrollo: Maira Gall / Ilustraciones: Lau Rolfo