Me debía la nevada del final....

23 ene. 2015




















 
 
Fue la última mañana...Marcelo había anunciado la noche anterior que nos íbamos a despertar con nieve y así fue. Desde las ventanas del cuarto del Hotel, se veía una capa blanca sobre calles y edificios....y claramente nevaba. La nieve es emocionante como los fuegos artificiales en una noche limpia de luna llena. Corrí como una nena (que no dejo de ser ), precisamente a despertar a mis nenas, las que cronológicamente por una cuestión de tamaño y edad lo son realmente... Salimos corriendo del hotel (literalmente), apenas un café y algún jugo. Llegamos al Central Park, y empezamos a caminar en medio de un silencio ensordecedor....si ensordecedor, nunca había escuchado semejante silencio mientras los copos de nieve caían suavemente sobre mi campera de jean vieja....y me quedé así un rato con la sensación de estar sumergida en el fondo del mar.....Las nenas se reían a carcajadas, yo caminaba detrás de Marcelo- que iba adelante- con la idea de estar flotando lejos de ellos, mirándolos desde otro lugar. Entonces secretamente, como una religiosa devota en un santuario, pedí algo......y todavía estoy en eso.......Me traje conmigo la nieve....sigo suspendida en el aire.... Buenas Noches
 
 




 
 
 



Cuentos de Hadas suburbanas . Todos los derechos reservados. © /Desarrollo: Maira Gall / Ilustraciones: Lau Rolfo