Vida de perros, pajaros, koatíes y monos.....día idem, domingo. No quiero halardear pero sabían que puedo hablar con los pavos....Olivia Dixit

6 jul. 2013






Si, eso decía hoy temprano la maestra Hackemuller, creo, mientras Pipa saboreaba unas tostadas cuadraditas con dulce de leche, mirando pacíficamente a Olivia. Justo pasé y no pude menos que robarle letra a Ian Falconer, también quise robar un video de Barnes and Noble pero se me complicó.....

 Al punto 1 ) Tal vez yo no hablo con Pavos todavía, pero tengo unos cuentos de perros, monos y pájaros.

 Empiezo por los perros porque sobre ese tema no me he logrado hacer entender del todo. Me encantan los animales, salvo los Koaties, y algunos monitos..... y en cuanto a los perros se que cuando las familias los introducen en sus casas apenas cachorros, deben necesariamente cargar con ellos hasta que mueran, eso sin duda. Los animales nacidos en cautiverio no son concientes de su vulnerabilidad si de pronto se les ocurre, a quienes los tenían, dejarlos a su suerte, tal vez en un lugar parecido a aquel en el que debieron estar. Por ejemplo sueltos en un campo, haciendo de las suyas, en este caso como verdaderos perros. Mientras tanto, nosotros, las personas deberíamos aprender a ser más humanos  respetarnos y querernos  entre nosotros  como lo que somos y a los perros como animales, encantadores que nos seguirán incondicionalmente porque dependen absolutamente de nosotros criados cual bebes en edificios de departamentos y casas. Entonces les vuelvo a repetir (si ya he hablado antes provocando toda suerte de interpretaciones y rispideces varias ), porque sino lo digo reviento, odio a la gente que compara animales con personas. Odio que digan que un perro será incondicional toda la vida mientras las personas  todas ellas, incluida yo, son malvadas, no tienen sentimientos, no se puede confiar en ellas.

Me pongo loca con ganas de ser villana, cuando leo los post que suben y dicen : es mejor la compañía de un perro o un gato que la de alguien que en la primera de cambio te abandonará. Bueno, a ellos quería decirles, a las personas convencidas de eso : que desde el vamos todos estamos solitos, que los perros en principio son salvajes no tienen otra cosa que la nobleza que inspira devoción por quien se ocupa de ellos, aunque sean insólitamente mimosos, y que nos necesitan porque les hemos criado en un marco de rutinas como si fueran chicos, pero no son, no sufren como los chicos ni como las personas. Si unas personas dejan a otras será porque no hay ya más sentimientos entre ellas y habrá que conocer nuevas personas. En nosotros, hasta los perros son transitorios, creo que lo importante es quererse uno al punto de aceptar las contingencias de la vida, desde la personalidad que bien formada, nos de resto para no resentirnos con los demás o depender del amor de otro para estar bien. Quiero decir que todo depende de nosotros, no de las otras personas que son malas, cuando aparece la madurez, dejamos de echarle la culpa a los demás, de nuestra propia pacatería para vivir. Algo asi..... y los perros nada tienen que ver en ese sentido.

A mi me encanta el boxer de mis sobrinos, Aquiles, sobre todo cuando se pone sobre mis piernas para que lo acaricie ahí en esa arruga que se le hace sobre la frente, incluso creo que la caricia se nos hace mutua porque en el fondo me da paz hacerlo; o que me siga porque sabe que le voy a dar de comer o cuando nos recibe a la entrada, al llegar con las nenas saltando a nuestro alrededor.

 Pero saben lo que más me ha enternecido, que mis sobrinos me digan  tía, que quieran venir conmigo a todas partes. De hecho al principio, me llamaban y no les prestaba atención porque creía que tía era otra no yo, que al principio fui hija, ahora sin dejar de serlo soy madre, esposa, amante y miles de cosas. Sin embargo debo decir, sin sonrojarme, que aún conservando líbido, no hay nada  como escuchar que me llamen "mama", imaginen si a mama le sumamos : "Tia, Tia......" y nada, yo no respondo hasta el luminoso "Tía anita", y ahi caigo en cámara lenta como entre algodones a lo Ally Mcbeal. Así que no se atrevan a comparar delante mío animales con personas.

  Al punto 2) cuando se trata de pájaros hablen con mis cuñados que la tienen clarísima.

 Unas vacaciones se iban y necesitaban dejar un pequeño canario a la abuela, se estaba quedando sin plumas pero ellos pensaron que era la época....lo dejaron en buenas manos. Resultó que el canario tenía un pulgón o algo parecido y en realidad se estaba muriendo, cosa de la que tampoco se hubiesen dado cuenta quedándose en casa, cuestión que el ave fue devuelta por abuela exultante, con bicho devenido en príncipe canario.

 Pero hubo otras ocasiones en que la abuela no acertó, como cuando le dejaron el pez. Los llamó no los quería alarmar, pero hacía un par de días que el pez no se movía. Ellos, inmediatamente le contestaron sin signo de duda alguno y menos sentimiento todavía, que el bicho estaba muerto que lo tirara por el inodoro...ella dudó un poco, al final nunca sabía muy bien que hacer con las cosas que le dejaban, plantas, animales en fin, confesó que llamó al veterinario que ante su horrible preocupación puso un cablecito para darle oxígeno....no funcionó. Ella nunca supo que el que tuvo corazón fue el veterinario, que se esmeró en idear una salida creíble, para que ella tuviera su coartada. Le montó un show por pura consideración.

 La muerte del pez no fue lo peor. Lo guardó en el freezer, temió que sus nietos lloraran por no verlo una última vez. Así que en cuanto llegaron dio la mala noticia pero inmediatamente corrió a la heladera, y volvió sonriente con el pez en la mano parecido en ese estado a una de las chucherías de cristal que venden en el acuario de los zoológicos como souvenir. Y claro, se quedaron todos helados como el pez, estupefactos de horror ante la mirada sonriente de la abuela. Mas tarde corrieron la misma suerte canarios, cobayos y hasta un hurón. Todo porque aquella vez, nadie se animó a decirle la verdad a la pobre abuela Pilar, la llenaron de halagos y terminaron todos ellos  corriendo a la heladera, no bien volvían a casa después de unas vacaciones - dejándola con algún animalito a cuestas -que cómplice guardaba un ejemplar de  las  noticias malas con las que Pilar los recibía a veces, no muchas veces, pero unas cuantas....


Al punto 3) el asunto ese de los monitos y los ositos koati.  Dejo la monada para el final.

 Ustedes pensarán que no hay justificación que valga y que en realidad soy nada más y nada menos que Cruella de Ville, es posible, en este caso es muy posible. Resulta que fuimos en familia a conocer las Cataratas del Iguazu, y más que nada del lado Brasilero, aparecieron en manada los koaties. Reconozco que al principio sonreí tontamente mientras se nos aparecían sin miedo de la nada y por todas partes. Mas adelante empezaron a molestarme, tal vez estaba cansada por llevar a Carolina a cuestas, el camino a la Garganta del diablo es larguísimo, les aconsejo que se armen de paciencia y se anticipen de alguna manera, les recomiendo que para eso no se pierdan toda la información que puede brindarles tripadvisor.....

En un momento dado, el fastidio nos pudo a todos y emprendimos el regreso buscando desesperados un lugar donde sentarnos y tomar algo fresco. Teníamos una mochila con papas fritas,  snacks de todos los tamaños y colores, aguas, y otras bebidas, todo bien guardado para las nenas. Al fin encontré un lugar, y sin piedad robé una mesa y tres sillas, había llegado sola con las dos nenas. Nos sentamos, al lado de un grupo de mujeres longevas, muy longevas....y de pronto siento gritos y veo caer al piso a una de ellas mientras la gente sacaba fotos y se moría de risa, símil japoneses desesperados moviéndose al mismo tiempo con una habilidad pasmosa. 

Los koaties, que no son ningunos tontos aprovecharon, la flojera del público presente, llámese turista de todos los idiomas dispuesto a disfrutar de pequeñas vacaciones, cueste lo que cueste. Así que como ladrones con antifaz incorporado, le robaron lo que comían al disparatado grupo de pesadas señoras,  cuya perplejidad ante la situación, provocó la estruéndosa caída de una de ellas, que se desenvolvió generosamente ofreciendo el espectáculo que todos ellos esperaban, ( y que sin duda los osos tenían fríamente calculado,  igualito que los sospechosos de siempre). Por supuesto fue rodeada inmediatamente por sus congéneres, que intentaron de todas las formas posibles levantarla, pero no solo no lo lograron, sino que siguieron siendo amedrentadas por  estas pequeñas alimañas.

La escena me sacó, daban pena, y la gente me pareció monstruosa. Los miré primero asombrada mientras seguían fotografiando todo el cuadro e incluso filmándolo. Las viejas gritaban, intentaban asustarlos moviendo sillas, y los enanos seguían hostigándolas.

Cual heroína de comic, me armé de latex y la emprendí contra los vándalos, y por supuesto levante a la vieja. Mientras lo hacía oí gritar a Pipa, me di vuelta con la velocidad de un rayo y vi a tres de ellos subidos a mi mesa, mochila abierta y papas fritas y demás en sus manos, ahí si perdí por completo la cordura, me faltaba un látigo, no sabía si arrancarme los pelos de la cabeza, sostenerme los ojos o cual vampiro hincarle horriblemente el diente a uno de los rateros y después aullar como un lobo. Se que grite frases locas, exageradas para lo que sucedía realmente, pero  tengo ese defecto, me pierdo en mi locura y no me para nadie. Ya me conocen, me dejan ser para tener un cuento sobre mi y mis  arranques para irritarme a la vuelta. Por supuesto ante mi breve pero elocuente función "stand up", vi correr a la par gente y koatíes.

 Llegó Marcelo, me miró estupefacto especialmente porque un grupo de señoras me agradecía que las hubiera protegido de esos animalitos nena, nos asustaron tanto.......Ah eso tampoco, no me acerquen un koati porque a mi esos ositos no me engañan son una plaga  con pretensiones y no respondo de mi....

Al punto 4) los monos : el mono en la veterinaria y mi cuñado el veterinario.

 Tengo un cuñado muy serio, pero creo que es una pose recontraestudiada, porque vale oro cuando decide contar anécdotas varias. Nunca lo vemos venir, porque para la siguiente vez que nos encontramos ya nos olvidamos de ese recurso que tiene escondido como un as en la manga. En efecto es una seriedad premeditada, calculada para provocar un solo improvisado de comediante que no da tregua.  Mientras estudiaba en la facultad trabajaba como empleado en una veterinaria. Un día adquirieron un mono que se sumó a las huestes de cobayos, hamsters, hurones, peces y demás pasajeros en tránsito.

En dos minutos, el mono  se los metió a todos en el bolsillo. Exhibiendo habilidades de filibustero ganador en cantina.  Cuestión que inmediatamente se ganó el suspiro y  la mirada tierna de las empleadas, y  las carcajadas de los hombres, dejó el escenario lleno de aplausos y gente de pie, que no dudó un minuto  en dejarlo casi en libertad dentro de una jaula, cerrada sin demasiado esmero. Es cierto a ojos ligeros, un animalito tan gracioso, dotado de  tanto carisma para hacer reir, necesariamente debía  ser absolutamente inofensivo.

 Mi cuñado fue el último en irse y apagar todo. Al día siguiente cuando llegó a la veterinaria por la puerta de atrás semidormido, noto un silencio desmesurado, y  lo sacó  del delay tempranero el teléfono que empezó a sonar de una manera irracional. Atendió y para su sorpresa solo escucho gritos de una señora aparentemente mayor, que hablaba apresuradamente arrastrando palabras en el apuro y cuando decidió que se trataba de una loca más, decidido a cortar, por fin escucho fuerte y claro "el mono mato a todos los animalitos que estan en la vidriera hagan algo desalmados !!!!!!".... y ahi si, corto. Entonces, se despertó y captó señal, encendió luces, vio sangre, conejos y cobayos, peces todo muerto  y el mono como faseado, drogado,  poseído con esa risa de película clase B, terror que eriza la piel, caras de personas asomadas en la vidriera con gestos deformes, horror, el teléfono que seguía chillando como el mono......no pudo contenerse, sintió el cuello caliente del mono y piernas y manos, tratando de huir de ese cuerpo tibio, que se iba enfriando despues del golpe firme y seco......entonces se empezaron a escuchar los mensajes, de la gente que intentaba desesperada dar el parte, la noticia pero fuera de programación, tarde....... 

Ojo, con los gorilas todo bien.....


El tapiz es de una bloggera que hace de todo un poco......




Cuentos de Hadas suburbanas . Todos los derechos reservados. © /Desarrollo: Maira Gall / Ilustraciones: Lau Rolfo