Mitómana......por necesidad

16 feb. 2014




Carolina no miente, Josefina miente. La mamá de Carolina miente. Agus hace silencio y sonríe pícara....No creo llegar al umbral de la mitomanía porque normalmente lo hago por necesidad, no compulsivamente. Es otra técnica de supervivencia amable. Agustina con sus doce años, sabe cuando lo hago y por qué. Carolina o Virtudes García, como la llamaba antes, tiene incorporada una verdad más persistente que el perfume de la madreselva o del níspero e igual de delicada. Para ella, no creo que deje de ser nunca una cuestión seria..... y para mí, solo es una exageración naive adoptada del singular Barón de Münchhausen. Lo peor es, que me olvido con facilidad por el nivel de tontería de las mentiras....y en cuanto me pillo yo misma, me tiento y todo termina en tremenda carcajada que avergüenza a mis hijas y asusta al resto. Claramente, con este tema hago papelones, pero lejos estoy de preocuparme, los que se preocupan tienden a ser mi hermana, briyante, agus.....Mi mamá, la abuela tampoco conoce el concepto mentira, pero lo justifica a muerte en caso de ser necesario por un error táctico de sus hijas o sus nietas......También podríamos decir que algunos de nosotros padecemos un trastorno de conversación (Síndrome de Ganser). Dice Wikilamáspedia que el sujeto con síndrome de Ganser, se caracteriza por responder a las preguntas de manera llamativa, aproximada, sin sentido o absolutamente errónea.

Josefina, 9 años, hija única, verborrágica, manipuladora infantil, peligrosa, como una rara ave de nueva guinea, histérica, usa productos para el cabello de un modo que no he visto hacerlo en una mujer adulta y maneja un lobby con más cinismo que un congresal, de esos que sin asomo de expresión en la cara obtienen absolutamente todo lo que quieren. Decididamente es mitómana profesional y tal vez  sea una border del síndrome de Ganser. Con ella empezó la historia y la culpa.....

Caro conoció a Jose en la playa. El primer error que cometí, fue el de ser la única madre, que dejó ir a su hija a jugar un rato a su casa, sin mayor conocimiento de familia y niña. Resultó que en realidad, solo quería pasar por su casa a buscar unas doce muñecas de Monster High (extrañísimo dibujo animado), el Ipad, los productos para el cabello (dice así : mi mama me pone estos productos) y venir a nuestra casa a jugar. Después quiso quedarse a cenar, y al final a dormir. A las doce de la noche, mientras miraba una película, bajaron las dos con sus bolsitos, y entonces empezó esta gran historia sobre las mitómanas de menos de un metro cuarenta..... "Ana podés llamar a mi mamá, me duele mucho la cabeza, Caro viene conmigo porque en mi casa no me puedo dormir y mis papas me pegan", si, pasmada es la palabra, la respuesta sin embargo dijo algo así : "Si; Jose ya llamo a tu mama, pero si te sentís mal cómo te vas a llevar a Caro ? y mirando a Caro todavía pregunto : "Caro vos querés ir? Entonces se asoma Caro, por detras de "estrellita mía" y cabizbaja me dice : "Si, mami sino Josefina no se puede dormir y le pegan". Me había olvidado el condimento fuerte del argumento....."Además mi papá me hace una cosa china, creo que como acupuntura y me cura.....". Media hora después apareció el papa. Mientras se la llevaba, le comenté algo sobre la suerte de tener conocimientos sobre técnicas de curación china, me miró sorprendido, pero no dijo nada.  Mientras tanto, ante la consagrada cara de asombro del padre, Jose empezó a tirar de Carolina, que iba detrás agarrada a su bolsito sin decir palabra. "Caro donde vas ? Con el padre de Josefina, no supimos qué hacer, ellas estaban mucho más decididas, si hubiésemos tenido que votar un proyecto de ley contra nuestros principios lo hubiéramos hecho sin chistar, atrapados por nuestra incapacidad, para demostrar la autoridad que nos cabe en esos casos. A partir de ese momento, Josefina se transformó en una pesadilla, llamaba a mi celular a toda hora para saber si de allí a la eternidad Caro podía quedarse con ella a dormir.....me aprendí el celular de memoria, dejé de atender, había mentido tanto que ya no se me ocurría nada. Vino muchas veces más a casa, nos contó que sabía hablar francés, ingles y chino. Cuando le pedimos que nos dijera algo en chino o en francés, simplemente nos decía que se había olvidado, pero que cuando volviera al colegio se iba a acordar. Nos mentíamos mutuamente. Hasta que en el último llamado que nos hizo, mi hermana tomó mi celular y anunció que habíamos partido a otra playa a pasar dos días con amigos, y yo me había dejado el celular (se dan cuenta no? dos adultas vacilantes ante una nena de 9 años, que se puede esperar ?)....Lo peor, salimos de una preciosa casa de postres, empalagadas por una torta helada de galletitas óreo, cuando una nena empezó a gritar mi nombre......estaba oscuro, anochecía, y solo se veía la silueta,  mi hermana colapsó, quedó paralizada del susto, no podía hacerla arrancar, la zarandeaba y nada.....Entonces me miró dándose vuelta con la velocidad del efecto "bullet time", imagen congelada aparentemente, mientras la cámara sigue moviéndose alrededor de la escena.... solo faltaba Keanu Reeves y estábamos dentro de "The Matrix"......En ese timing le pregunté que le pasaba y horrorizada me contestó en un susurro vacilante : "Josefina!!!!". La famosa culpa de Raskolnikof en "Crimen y Castigo" se apoderó de mi hermana que se estaba entregando a un fantasma.....señores mitómanos, la mentira tiene patas cortas pero no para todos.....hay pequeñas Josefinas que las tienen largas y estan suspendidas en el aire.......Buenas Noches
Cuentos de Hadas suburbanas . Todos los derechos reservados. © /Desarrollo: Maira Gall / Ilustraciones: Lau Rolfo