Lunes......

4 ago. 2014



Me comí el paquete de nachos de Caro.... y mientras las dos, Pipa y Agus, iban dormidas, camino a la clase de teatro de Agus, casi choco producto del desorden mental que me empieza a sabotear con la explosión de una tarde llena de sobresaltos !. Entonces se produjo una milagrosa justificación de esta ansiedad que me engulle silenciosa, mientras manejo y solo tengo ojos y amor por los nachos..... Faltaban dos cuadras para llegar y nos desvían ! Justo a mi, es lo peor que me puede pasar, me sacan un cartel o un edificio y pierdo el control absoluto de mi. Percibo el golpe de una ola que no llego a esquivar y me lleva mar adentro con todas sus fuerzas. Aparece otra vez la bendita caja de nachos, de no ser por la tranquilidad que su presencia me transmite y mi decisión de no soltarla, hubiese terminado vaya a saber uno dónde....pero me contuvo literalmente, me salvó la vida.

Escena dos : Clase de teatro que empieza 17.30, con el corazón estrujado de dar vueltas para estacionar sin volver a perderme, encuentro un lugar y revoleo la camioneta sin piedad cerca de un garage, pasada unos milímetros. Me pongo mala y la dejo con el freno de mano puesto, obvio !. Hora de llegada 17.50, último día para pagar. Bajamos todas, Agus y Caro semidormidas, y ahí nomás descubro que se me pega otra vez ese cuadro de ansiedad infernal, me acabo de dar cuenta que a Agus el Jumper  le queda más corto que una minifalda, si claro tiene calzitas abajo, pero se notan todos los remiendos que le hizo la abuela.......hace mil años que me digo que tengo que comprarle otro. Entonces empiezo a ordenar una lista en la cabeza : no puedo volver a casa sin pañales para Margarita (sabían que ahora justito debe ser en honor a mi torpeza, inventaron unos pet pad, donde los cachorros por arte de magia, de una manera irresistible  hacen pis ), y un jumper para agus, más todas las frutas y verduras  que necesito para la semana.....

Por fin llegamos al teatro, y para nuestra sorpresa, después de pasar otros quince minutos tocando timbre, nadie nos abre ( y yo que dejo la caja de nachos en el auto!!). Cuando estoy a punto de llorar sale una madre y entramos. Subo corriendo al primer piso, mientras Agus me pasa rauda para llegar al segundo. En la parte administrativa del teatro no hay nadie, pero ahora soy yo la que ve tocar el timbre a la gente que no puede pasar....y claramente no puedo hacer nada para ayudarlos. Caro empieza a perder la paciencia, quiere dormir, fue su primer día de clases después de unas preciosas vacaciones de invierno. El ceño fruncido de Caro no es para cualquiera, y yo que soy menos que cualquiera con la bebe de la casa, decido pagar con recargo el próximo lunes, ya no puedo volver en otro momento. Y encima ahora a bajar por una escalerita caracol para habilidosas, prohibidísima para señoras de cuarenta con zapatos nuevos que aprietan pero no dan calor -o si? me siento empapada- pero el vecinito de enfrente no me tiene loca de amor, debe ser otra vez el sofocon de la premenopausia. Ya no se sentir, mejor dicho siento demasiado pero no puedo identificar el origen de los sentimientos....Tres escalones y viene subiendo una maestra....que tal vos sos la mamá de cherry no ? venís a pagar ? yo estoy en eso y dando la clase de los más chicos al mismo tiempo, la secretaria se tuvo que ir porque internaron al padre de urgencia !!! La veo, más desubicada que yo cuando me perdí, me aclara que le está cobrando a otra mamá que está abajo que la aguante. Siguen tocando timbre.......no voy a poder ir a comprar el jumper ya me cansé.....quiero desesperadamente volver a casa. Frunzo el seño como Caro, me dura poco me apiado de la maestra y le pregunto si le puedo dar una mano. Me dice que no con la cabeza, nunca me vio fruncir el seño....Ahi nomás me decido y le digo qué le parece si le alcanzo la plata a agus para que le pague directamente a su propio profesor. Suspiro de alivio, beso, despedida. Carolina y yo huimos. Cuando estoy llegando, a mi atajo debajo del puente de Av. San Martin, otra vez me desvían....Caro duerme atrás, y yo logro resistirme a la caja de nachos que va en el asiento del acompañante, porque en mi territorio me se mover bien.....En casa nos espera la bretona, Margarita, con una mirada de vampiro pervertido, desesperado por afilar los dientes con nuestros tobillos y pies. Saltamos sobre ella, acomodamos la barricada para que no suba al primer piso donde están los cuartos. Caro se duerme, feliz en su cama. La bretona vuelve sedienta al ataúd, y yo me vengo para acá a escribirles la historia del día.....nada más

PD: Me olvidé de contarles, que dando vueltas por Palermo, las mamás de tercero whatsappeaban a mansalva. Parece que hay un pizza party el viernes.....y no, no se quedan a  dormir, no incluye combo pijamada, padres felices......En stereo a Agus la invitaron a un Bat Mitzva....una tal Mica de teatro.....queda claro que nunca llegamos ni a los pañales para margarita, ni a las frutas y verduras, y mucho menos al  Jumper....yo estoy buscando los nachos que me dejé en el auto. Buenas Noches










Cuentos de Hadas suburbanas . Todos los derechos reservados. © /Desarrollo: Maira Gall / Ilustraciones: Lau Rolfo