Dean and De Luca......hogar dulce hogar

19 ene. 2015

 
Me está costando otra vez escribir algo que les pinte esa conocida expresión de ojos casi chinos y labios desgarradoramente abiertos, en una cara que casi se agota de alegría, hundiéndose en un mar de carcajadas... sepan comprender. La felicidad es un misterio.....pero la descubrí en esta foto de Agustina.
Era un hermosísimo día y habíamos decidido desayunar en Dean and De Luca frente al hotel, mientras las nenas dormían.....y entonces nevó y todo se detuvo, la nieve viene con un silencio conmovedor. Te cruza la calle y te lleva al calor del capuchino y el te chai que tanto le gusta a Marcelo. Será eso de lo que habla esta bendita revista que se me cruza por cuanto lugar paso ? Dice así :"movida feliz, convertite en una happiness planner, organizá tu ahora y lográ una felicidad sustentable poniendo el foco en lo bueno......". Eso !, me podría dedicar a ser una happiness planner, pero lo difícil es comprometerse, proponer una felicidad sustentable poniendo el foco en lo bueno....y que será lo bueno de cada uno de ustedes ? Ese es el entuerto del que se dice Hapiness Planner....un cuento....
 
Lo que si se me ocurre contarles son mis momentos. Que son felices porque son astutos...saben esperar, tienen ese timing para relamerse una angustia o una tristeza profunda (cuanto más llorona mejor), y tener el valor de recuperar la alegría robada con abrir una heladera y tomar una pequeñísima porción de chocotorta. Es algo así como estar muriendo de ansiedad y dejar el alprazolam para tomarlo antes de la caída en picada de una montaña rusa...... Según como sea el contraste el grado de felicidad post frío o calor excesivo, psicofármaco del bueno, susto, miedo ansiedad, o tristeza desmedida marca ese extraño e imborrable momento de felicidad... Claramente les estoy describiendo un trastorno serio....no hace falta balancearse entre semejantes extremos......pero...es humano, creo sin duda que es más humano eso que lo de practicar una alegría sustentable..... Así que como yo me tengo más a mano que ustedes les dejo mis alegrías concientes y algunas que me toman por sorpresa.
 
1)  Como les decía, si están de suertudos y justo se les da un viaje a Nueva York para despedir el año y demás....un placer cruzarse mientras nieva al bar de enfrente del Hotel a eso de las 9 de la mañana, si lo logran antes mejor. Ahí está, Dean and De Luca, lleno de café, chocolates, muffins, enormes medialunas llenas de manteca y chocolate........  Y como yo soy de conectarme con mi lado bueno me consigo una ensalada de frutas riquísima con una caída de ojos inocente, ante un enorme ciudadano que lejos está de ser americano, pero muy cerca de lo que se conoce como "muy masculino". Bueno esos desayunos calentitos dentro de un bar, son para mí el punto más cercano a un momento de enorme felicidad....
 
2) La segunda vez que sentí estar sumergida en el sopor liviano que deja el sabor de una copa de malbec, también fue de regreso de un día helado caminando por el Central park, las manos entumecidas por el frío.....un placer de minutos entrar al hotel ir al bar, sentarme calentita en una mesa y que me sirvan de verdad aquella copa, acompañada de quesos varios y palitos de zanahoria y apio....Este año, después del desayuno despertábamos a las nenas, para que comieran todo el acopio de cereales y demás que les conseguíamos antes de salir. En rato y medio, estábamos tomando el subte hacia algún lugar ..... y subir al subte cuenta como imagen de felicidad dos.
 
3)  Me resulta fascinante,  pasarme horas en librerías gigantes especialmente las que sirven café y demás....por eso la mañana que llegamos a Barnes and Noble, fue soñada....Otra de las cosas que me produce una enorme satisfacción son los mercados y justito había uno frente a la librería. Servían "Hot cider", y Marcelo probó, para mi asombro le pareció una exquisitez (Un chico alemán conocido ya me había hablado de como toman las bebidas de ese tipo bien calientes en lugares donde es difícil que mitigue el frío), yo no me animé.....después la librería nos engulló a nosotros por espacio de toda la tarde y salimos cargados de libros y juguetes........
 
4) Cruzar el puente de Brookling es un espectáculo emocionante, y ni les cuento caminar por las calles del barrio para terminar almorzando calentitos en "Le pain quotidien". Ese momento en el que uno pasa del frío que quema la cara al calor de un almuerzo en un lugar precioso.....también es otra imagen que se me guarda en el recuerdo de las novelas de Paul Auster.....ese que dice que los escritores son seres marginales...(como todos nosotros).
 
5) Por fin, el mercado de Chelsea....enorme y lleno de comidas al pasar, muy preparadas, todo atiborrado de especias, flores, chocolates, accesorios de cocina.....Uno se quiere llevar todo en una mirada y lo logra, jajaj porque tiene la cámara a mano para recordarlo y porque la seducción de las especias la atracó por sorpresa y la obligó a tomar frascos de distintas formas colores y sabores.......Les dejo fotos, mi lista parece interminable, lo que demuestra la práctica absoluta de la felicidad sustentable. Al final ser feliz es hacer lo que a uno le gusta no ???
 





































 
 
 
 
 
 
 
 

Cuentos de Hadas suburbanas . Todos los derechos reservados. © /Desarrollo: Maira Gall / Ilustraciones: Lau Rolfo