Cabeza de novia...dijo caro

2 mar. 2016



Tengo Netflix, soy feliz.....mis hijas me aman. Puedo salir si quiero....tengo trabajo, estudié, leo, pruebo. Tengo infinitas posibilidades.... Por alguna extraña razón, a veces no me doy cuenta. Me mata la nostalgia. Y eso de que crecer duele. Empiezo a darme cuenta que la edad hace cosas malvadas, te da handicap y cuando nota que te pasas de la raya, te ajusta cuentas.

Mañana Caro empieza las clases......Y yo voy a retomar esta entrada a dos días de aquel comienzo de año y colegio....En un rato vuelve Rodo con Margarita....Me estoy dando cuenta que soy groseramente idéntica a mi papa y a mi mama, en el trato con los otros. Ellos bancaban a todo tipo de personaje, con alma y vida, desde jardineros hasta plomeros y electricistas, aunque la propia casa se burlara de ellos y,  del portero eléctrico, confundiendo cables y apagando permanentemente la luz de la casa. Claramente para poner en evidencia el inútil trabajo del inútil electricista. Hechos peores han soportado (hemos), la muerte de su primera bebe, mi hermana, lamento no tenerla es raro me hubiese encantado una hermana mayor. Técnicamente yo soy la del medio.....En la planta alta nos duchábamos con un hilo de agua, nunca se les ocurrió, ni tuvieron tiempo de solucionarlo e incluso saber de las bondades de una ducha como un temporal de alivio sobre espaldas sobrecargadas de responsabilidad. Mi mamá se ha negado a echar a cualquiera de ellos, aún ante un cúmulo de hechos que en lugar de aportarle beneficios y realidades contundentes la terminaban perjudicando.Se quedó en sus treces, por  una chica que tomó como empleada doméstica con su bebe, comprometiéndose ella a cuidar al bebe...a nosotras, a mis abuelos y  a todos los clientes de su escribanía. Se llamaba Blasia, y le encantaba contarnos historias de terror. Después hizo lo mismo con una viejita sin dientes que practicamente no podía hacer nada porque tenía como 100 años, y si, sépanlo se llamaba Reina....Mi mama le preparaba papilla y comida como para bebe  y Reina, agitaba la mano desde el auto asi "", nada menos que como si fuera  lady Di. Al mismo tiempo tenía a Segunda, que era la que realmente limpiaba, me escuchaba y me preparaba mi bizcochuelo preferido. Entonces pasó lo peor, no podían estar pagándole a tanta gente y decidieron que aunque Reina no hiciera mucho, era muy cruel dejarla abandonada...asi que diplomáticamente despidieron a Segunda....que en realidad para mi era primera, Aiyrton Senna.....Nunca logré entenderlo.....De verdad, Segunda, no era como nuestro Reutemann...Eso si, yo al jardinero le puse todos los puntos, era  como esas estatuitas, literalmente un enano de jardin, que milagrosamente le contó a mis papas, cómo nos pegaba una de las tantas empleadas domésticas que nos cuidaban. A esa si, la echaron a patadas y yo ni recuerdo su nombre....Si, soy igual...y no lo lamento. Los personajes suelen ser entrañables, profundamente humanos....Yo los adoro a todos los que me rodean : Amelia, Gustavo el albañil, Enzo y sus papas chinos, José, uno de mis vecinos y su hija rompehuevos, mi otro vecino, el asesino, porque es buen mozo pero ni me mira (como la peli de Bruce Willis)....el jardinero Horacio, Myriam la chica que eligió la tela para mis fundas, y la señora que me las va a hacer. Mi mama, que me llama todas las noches porque me extraña tanto como yo a ella.  Los amo tanto como Shrek a su burro, y a Fionna (solo porque desearía ser Cameron Diaz)  Y reconozco que en este momento estoy en el bosque, con las hadas creyendo que no valgo nada y llamándome "Rosa". No se de ruecas, tampoco se que soy Aurora.....
 Estoy leyendo un libro que se llama "Un mundo sin adultos", no lo terminé pero es asi....simplemente porque sigo creyendo en cuentos de hadas...mis hijas me cuidan a mi, sola y sobrepasada de obligaciones y sorpresas.
Un ejemplo de eso y termino : Luchi, una de las mejores amigas de Carolina (ambas, 10 años), se quedó un par de días en casa....finalmente, cuando volvía del trabajo Silvina, la mama que tiene un horario laboral mas extenso que el mío me pidió si  podía llevarla a su casa. Le dije todo que si...pensé que me acordaba de memoria, le pregunté solo el piso del departamento. Eran las ocho de la noche, y andábamos perdidas por culpa de mi exagerada autosuficiencia. Ahi nomás, las dos nenas que llevaba atrás me dijeron : Andá a la puerta del colegio, y nosotras de ahi sabemos ir. Rosa va a ser siempre Rosa, qué príncipe podría acercárcele ?. Fuimos. Y ellas, se iban acordando por donde zigzagueaba el micro... yo me empecé a ubicar y de golpe para nuestra sorpresa estábamos en Gualeguaychu !!!! sin darnos cuenta....Silvina nos esperaba en la puerta con los dos labradores que tiene para salir a pasearlos......Me brotó la soberbia de Maléfica.....nada más porque logré llegar....y sépanlo también volví sin preguntar !!!!!!.......
Cuentos de Hadas suburbanas . Todos los derechos reservados. © /Desarrollo: Maira Gall / Ilustraciones: Lau Rolfo