De este lado.....

29 ago. 2012





Apenas falleció mi papa, me tomé una licencia de tres meses para solucionar varios temas que habían quedado colgados, y para que mentir, me era absolutamente imposible seguir yendo a trabajar con el mismo ritmo que traía.....todo fue un gran susto y mi vida empezó a cambiar....

Descubrí, que de este lado tampoco es fácil. Quiero decir del lado de la mujer que se queda en casa, y abandona el cuerpo de la femme fatale que trabajaba...No, es joda, pero el deterioro empieza por ese lado...en general, por una cuestión de edad y roce, porque una trabaja rodeada de hombres y es muy propio de las mujeres alentarse para volver a esa trampera con algún incentivo, una está más al tanto del nuevo esmalte de uñas, corte de pelo, anillos en fin frivolidades necesarias para la supervivencia laboral (algunas de ustedes lo entenderá). Entonces la ropa y los accesorios, son irresistibles.  La mujer que hace de su profesión una carrera, se desenvuelve en ese aspecto,  con un ítem recontraaprobado...sabe de moda tanto o más que Stella Mcartney. De eso se trata la primera diferencia con lo doméstico. Esa habilidad,  es básicamente maravillosa, regala la impronta de reconocerse como uno de los tres corredores que suben al podio con el lugar y el trofeo garantizados. Un nuevo par de aros, hace la diferencia entre empezar un día malo o maravilloso, aunque después el villano malvado (pongámosle el loki de Thor), haga trampa y se quede con el trono.....ni nos habremos dado cuenta como le pasó al pobre de Thor (tienen que ver la parte dos para entender).

En el charquito de enfrente, que viene a ser la casa y los niños, aquella glamorosa mujer, de pronto se descubre saliendo a las corridas, totalmente desorientada, no como dicen ahora con un vintage mal vestido premeditado,  o un look casual descuidado!, sino con la actitud de saberse en harapos y con la certeza de una mano, que bien puesta atrapará una lluvia de monedas de parte de sus vecinos que distraídos apenas la descubrirán debajo de esa polera gris enorme, y unas botas de guardabosque que ya no tienen color.   

Así pues empieza la cosa : el primer día en casa, con suerte de principiante, araño un jean más o menos digno pero me abruma pensar o coordinar que todo coincida : zapatillas, bufanda de lana y el primer abrigo (porque para colmo hace frío) que encuentro con cierta facilidad. Entonces me mando un ave maría completo, con fe ciega en la coquetería de la virgen,  que atenderá mis ruegos porque entre mujeres nos entendemos no ? Y ahí si, saldré hecha una regia sin gastar neuronas, o quizás logre  pasar totalmente desapercibida, como aquel anciano a mitad de la calle, que sonríe sin dientes y señala un cartelito pidiendo ayuda, al que nadie parece ver.....

Vieron que hay como un básico para la moda educada no ?. Por ejemplo, las zapatillas imponen ropa deportiva, se permite el jean pero con buzo canguro..... No, se algo asi....

 La segunda diferencia enorme, es el manejo del  tiempo. Una se levanta para despertar a las niñas. No resulta, sigue como puede para preparalas  en todo sentido (incluye combo premium, el desayuno, cambiarlas y peinarlas dormidas),  mientras escucha las primeras noticias del día, manejando minipersonas en estado zombie. Ahí, descubre que lo único que desea es que se vayan pronto para deslizarse sin hacer mucho ruido a la cama otra vez, esta perdida !!!!!! a partir del momento que alguna claridad la alerta y descubre que son las 10 de la mañana, -como si se tratara de un eterno fin de semana-, el día devora a la mujer, de la manera mas cruel que puedan imaginar....


La tercera diferencia es la impresión que las cosas domesticas causan, es como ver todo dentro de la casa en 3 D. Es verdad aquello de "ojos que no ven corazón que no siente", aunque en esta  oportunidad se aplica inocentemente  a las niñas. Yo, que rumiaba acongojada el tener que tolerar compañeros de trabajo -no todos, pero una cantidad desalentadora- y jefes faltos de empatía, y humanidad o directamente ausentes. Aún con la ilusión de pelear, por conservar un trabajo, que al final termina desalentando porque también a cierta altura desaparece la inocencia. Y, todo empieza a verse en  tamaño cartel de publicidad en la ruta que dice : los que la pasan bien son personas con una indecisión que irrita a mas no poder. En efecto, los lugares importantes los  ocupan quienes se caracterizan por la  falta  de decisión o solución  en cosas nimias. o un temor desmedido e incomprensible que los paraliza, aunque claramente ahora he comprendido que esto debe ser así, quieren que sea así... Bueno sepan que la mirada sobre la casa también asusta !, pero no decae ni desalienta....

Entonces, mientras cual corsario, me amotino, me cargo al capitán pero le dejo su barco y rebusco mi libertad, vuelvo a casa y me encuentro con algo que emparda lejos lo que se han dado en llamar contingencias laborales : padres  y maestros !!!!!!!. De un lado o del otro es lo mismo !!!! En mi caso, es peor porque me mata la desorientación, el modus operandi barrial, por lo menos allá en mi trabajo, estaba superentrenada, pero acá no puedo anticipar nada ..... todo se me escabulle de las manos. Me dijeron cortito asi que les hago un cuento de lo que intento explicar para que vean similitudes y diferencias, e ineptitud total tanto allá en el trabajo como acá ahora y en la casa.

 Pensé que lo peor que me había pasado mientras trabajaba en aquella oficina, era esa gente que resuelve todo entre las sombras. A esto, que de por sí me abruma y mina mi capacidad de trabajo, se agrega mi absoluta necesidad de abarcarlo todo....Lo  que pasó y les cuento más abajo, lo adjudiqué en su momento al embotamiento, no pensé que tenía capacidades diferentes para desenvolverme en un lado o en otro....

 Hubo una época en la que mi mama iba a buscar a las nenas en remise....me encantaría hacerles el acting en persona, pero imaginen esto : 12 del mediodía, llamado telefónico al trabajo, una voz monótona que dice -es tu mamá- e inmediatamente en mi cara la expresión de Macauly Culkin, en mi pobre angelito cuando se pone la crema de afeitar olvidado en su casa- él olvidado por su mama, y mi hija por la que escribe, y la pregunta desde el otro lado de la línea con una preocupación desmesurada -Anita, vine a buscar a Carolina y las maestras me dicen que hoy no vino al colegio?? .... Respuesta susurrada y espantada- perdón mama me olvidé de decirte, que Caro se quedó porque estuvo con fiebre toda la noche......del otro lado silencio de ultratumba y yo otra vez en la lona. La tercera vez que pasó (si pasó mas de una ) nos entregamos solos al micro .....

Ahora  estoy en casa y aunque intente aplicarme rigor y disciplina para moverme, la ecuación se repite !! No llego, ni al bueno +, con el que solían juzgar mi conocimiento las maestras. Al final, señoritas ustedes también tuvieron que ver en este deficiente comportamiento mío !. Eso de poner números, felicitaciones, insuficientes, lo marca a uno de por vida. Especialmente por el tamaño y los signos que acompañaban cada afirmación, que como accesorios, lograban crear clima de historia de espanto !!!!! 

Esa calificación me limitó, está haciendo estragos con mi desenvolvimiento personal. Creo que soy un número, muy regular para actuar fuera del trabajo y promedio para la casa tirando a zafar.... sino analicen la de hoy.... Como Carolina tenía un cumpleaños de esos que siguen de largo después del colegio, no se por qué, se me ocurrió balbucear la noche anterior, que sería mejor que la fuera a buscar yo, para que descansara más tiempo en casa....(porque las pobres aunque mama no esta trabajando como antes volvieron al micro, sepan que durante los primeros tres meses intenté llevar y traer pero no podía hacer otra cosa que eso), sin embargo lo reflexioné y llegué a  la conclusión de que era lo mismo, porque Caro llega con tiempo en el micro y la cosa quedó ahí....Hoy mediodía, tipo 12.15 hs. Amelia, empezó a tocar timbre, hacer luces todo para llamar mi atención. 

 La verdad, en ese momento, no sabía ni que hora era, interin aparece el micro con las dos, cuando la enana debió haber llegado media hora antes. Advertencia  número uno: nunca hagan promesas en voz alta a una nena de seis años, como si le dijeran a alguna amiga mañana te llamo.....porque ellas siguen el discurso y la promesa al pie de la letra. Carolina me esperó, y aunque no le puse nota,  convenció a la maestra de mi inminente llegada en persona y  apareció en casa, entre lágrimas porque de casualidad encontró a Agus subiendo al micro, y tuvo que reconocer que la madre nunca iba a llegar. 

Yo sinceramente lo escribo, con la lluvia de lagrimas de bambi,  marca Disney,  castigada "no voy a dejar que vuelva a pasar"....por hoy fue suficiente...pero  las cosas de este lado, son tan feroces como la agonía de estar bajo las órdenes de gente que esta convencida de ser un diez absoluto....


Cuentos de Hadas suburbanas . Todos los derechos reservados. © /Desarrollo: Maira Gall / Ilustraciones: Lau Rolfo