Cuentos de hadas, siglo XIX.........no sólo eran Perrault, los hermanos Grimm y Andersen

25 mar. 2014


Cuando decidí escribir el blog y ponerle ese nombre, lo hice  con la certeza de saber que de ellos surge toda una escala de valores, que han terminado por definir a muchos niños que como yo ahora son adultos. Resulta que me volví un poco sabionda del tema porque mi mamá, para aliviar y distraer profundos ataques de asma, cuando volvía del trabajo me traía millares de cuentos que entre moraleja y finales, dejaba entrever todos los dilemas y valores que planteaba la moral en distintas circunstancias históricas y sociales. 

A través de ellos se ve reflejada la condición social y económica de un país y hasta de un continente.  Desde esa mirada rescato algo que leí recientemente, porque en palabras sencillas describe con toda claridad el propósito de los cuentos de hadas: "Lo que hacen brujas y hadas o personajes extraordinarios de este género, no es otra cosa que defender cualidades que los protagonistas de las historias necesitan para adaptarse y sobrevivir : perseverancia, coraje, bondad, obediencia, integridad....La fe en estas criaturas era la necesidad de compensar historias llenas de impotencia. A través de estos cuentos se buscaba una especie de compensación, un sueño, historias de resistencia y esperanza".... En otras palabras, lo que la gente buscaba en los ritos y narraciones sobre las brujas y las hadas, no solo era una compensación para la pobreza y la carencia "había un deseo profundo de un mundo diferente, más justo y más bello que constituía la base moral de este género de cuentos"..... (extraído de "El irresistible cuento de hadas" historia cultural y social de un género- de Jack Zipes).

Por ejemplo, yo estaba convencida que todas las maldades que otras nenas podían hacerme, iban a tener su justo castigo si yo en silencio me la aguantaba y era muy buena, muy buena, demasiado buena.......pero valía la pena porque al final siempre venía el príncipe y te rescataba.....amigas esto puede fallar, pero es esperanzador y al final forma un poco el carácter.....sin duda.

Sin embargo, acabo de descubrir que hay otras mirada sobre los cuentos de hadas, la femenina. Por supuesto, los relatos de este tipo, han quedado en manos de hombres que han descripto todas las situaciones desde el rol de mujer concebido entonces. Sin carácter, pasiva y con la necesidad imperiosa del príncipe, de servir al príncipe y criar a su prole.  No cabe duda que han exaltado muchos valores pero han ignorado otros.  

A partir de mañana con la paciencia de una hormiga, les voy a transcribir cuatro historias, escritas por mujeres en el tono de un cuento de hadas, en las que se revela tanto la picardía y astucia de sus heroínas que no son concebidas como seres frágiles aunque sí perseguidas, como sucede hasta hoy en día, tan de moda la violencia de género. En ellas, se tratan cuestiones complejas como el maltrato, el incesto y el asesinato. Justamente por eso no estoy del todo de acuerdo con el señor Jack Zipes. Coincidimos, en que estos cuentos, y narraciones del folclore social, inicialmente fueron concebidos por y para adultos. Seguramente, ya trasladados a historias para niños debieron mantener cierto rigor para no dañar o asustar a los más chicos sobre algunos temas.....

Como sea a mí, me vendieron al príncipe, y con el a todos los valores llevados a su extremo. Y entonces conocí a un hombre bueno, me casé y tuve dos hijas inteligentísimas que pueden encender una smart Tv. De hecho,  hace 10 minutos dejó de funcionar y ellas están haciendo un estudio técnico y detenido del problema. Eso pasa porque yo leí más cuentos de hadas que ellas, lo mío es puramente emocional, todavía no le entré a la tecnología, salvo si vale haber leído a Ray Bradbury, y a Philip k. Dick.

 Cuestión que mucho cuento por aquí y por allá, pero del castillo, la carroza y los vestidos color del cielo del mediodía, color del mar cubierto de peces dorados, y el de medianoche lleno de estrellas, ni noticia. Ah, ya encendieron el Smart otra vez......Buenas Noches y como dijo alguna vez Dick :"Im not much , but Im all I have".
Cuentos de Hadas suburbanas . Todos los derechos reservados. © /Desarrollo: Maira Gall / Ilustraciones: Lau Rolfo